FODA: un análisis del negocio de las legumbres

En el marco de la 3° Jornada de Legumbres dialogamos en exclusiva con el Ing. Agr. Adrián Poletti. Fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas del negocio de legumbres, de la mano del especialista.

Por |
 “Hoy el productor de legumbres está recibiendo un precio ridículamente bajo”, sentenció Poletti.

“Hoy el productor de legumbres está recibiendo un precio ridículamente bajo”, sentenció Poletti.

06deJuniode2016a las10:32

Realizar el análisis de un mercado o negocio no es tarea sencilla, pero no pareció presentar mayores inconvenientes al especialista en el tema Adrián Poletti, quien en entrevista exclusiva con Agrofy News, detalló las fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas del negocio de las legumbres.

A continuación, el paso a paso del análisis FODA del Ingeniero.

Análisis FODA

Fortalezas

“Si tuviéramos que destacar las fortalezas del negocio de legumbres en nuestro país”, comenzó diciendo Poletti, “arrancaría enfatizando en la distancia a los puertos: comparando con otros países como Australia, Canadá o Estados Unidos la distancia a puerto en Argentina es corta pero no la estamos aprovechando; si lo hiciéramos tendríamos legumbres de invierno a 200 kilómetros del puerto en la zona núcleo norte o zona sur, en cuanto se puedan poner operativos las terminales de Mar del Plata o Bahía Blanca”.

Sumado a esto, Poletti hizo hincapié en el tipo de geografía del territorio nacional puesto que al ser un país largo de norte a sur, “podemos tener varias ventanas de siembra”.

Por último, pero no por ello menos importante, el Ingeniero destacó: “Tenemos un sector exportador dinámico que no ha podido diversificar mucho los destinos, con lo cual los destinos que están creciendo en volumen de demanda están siendo atendidos”.

Oportunidades

A la hora de hablar de las oportunidades del negocio, Poletti no dudó: “Las oportunidades radican en la cantidad de demanda que proviene del subcontinente indio (Sri Lanka, Pakistan, Bangladesh y la India) y de China; particularmente de arvejas, ya que por sus regímenes climáticos adversos encuentran varios problemas de producción”.

En este sentido, el especialista hizo principal hincapié en el rol del continente americano como captor de esta creciente demanda (de 6 a 8% anual). Pero hizo renglón aparte para nuestro país: “La gran ventaja que tenemos, y podemos considerarla dentro de las fortalezas, es que en Argentina podemos hacer dos cultivos, es decir, no le sacamos ni una hectárea a los cultivos extensivos; en cambio, en Estados Unidos y Canadá, las legumbres le sacan área al trigo”.

Debilidades

Sobre las debilidades del negocio, el Ingeniero fue categórico: “Son infinitas”, y añadió: “Nos falta un plan genético desarrollado para satisfacer las demandas de lo que los clientes necesitan. Por ejemplo: India aumenta las compras de lentejas pero lo que más consumen son las variedades rojas, y nosotros ni siquiera tenemos verdes, sólo tenemos pardas. Con lo cual, a los únicos países a los que les vendemos lentejas son los vecinos y a algunos europeos, cuya demanda no crece. La misma suerte corre para las arvejas puesto que sólo tenemos variedades viejas y con problemas de calidad”.

De acuerdo a los dichos de Poletti en diálogo exclusivo, otra debilidad de nuestro país es que tenemos una estructura de costos de fobbing muy elevada en términos de dólares, comparados con nuestros competidores.

Asimismo, el especialista destacó la atomización de operadores. En palabras de Poletti: “En un mercado como el de la arveja, hay 42 exportadores; en garbanzo hay 69; en lentejas, que es prácticamente nada lo que se exporta, hay 13. De esta manera, el único que sale beneficiado es el que demanda porque competimos entre nosotros”, sostuvo, y agregó que en vez de buscar estrategias de integración productor-exportador, lo que logramos es que cualquiera se convierta en exportador, perjudicando el global del negocio.

Amenazas

Por último, al ser consultado por las amenazas, el Ingeniero hizo alusión a las devaluaciones sufridas en Canadá y Estados Unidos que ocasionaron que los precios en dólares caigan a niveles inesperados: “Hoy el productor de legumbres está recibiendo un precio ridículamente bajo”, sentenció.

¿Cómo contrarrestar?

Para concluir, preguntamos al Ingeniero qué es lo que hace falta para poder transformar las debilidades y amenazas en fortalezas y oportunidades, y Poletti fue categórico: “Hace falta genética. Necesitamos una interacción público-privada para la generación de esa genética que nos da producción y calidad”, y resumió: “Sin genética no hay nada”.

De esta manera, Adrián Poletti realizó un análisis FODA de un negocio que, frente a las nuevas expectativas del sector, se tiñe de verde esperanza.

Para más información sobre la Jornada Nacional de Legumbres, no dejes de ingresara a la sección exclusiva.

Temas en esta nota

Seguí leyendo