Contratación, Subcontratación y Cesión del contrato de trabajo

Los artículos 12 y 13 de la Ley 26727, regulan los supuestos de contratación, subcontratación y cesión del contrato de trabajo agrario.

Por |
Obligaciones y Responsabilidad solidarias.

Obligaciones y Responsabilidad solidarias.

20deJuniode2016a las13:04

Informa la Dra. Marina Simondegui, asesora legal de Arizmendi, que los artículos 12 y 13 de la Ley 26727, regulan los supuestos de contratación, subcontratación y cesión del contrato de trabajo agrario que generan responsabilidad tanto en el contratista, subcontratista como en el cedente titular del establecimiento, introduciendo novedades importantes sobre la materia, que significan a la vez una evolución normativa en materia de derechos del trabajador agrario, con respecto a las disposiciones previstas en el régimen general de la LCT (artículos 29 y 30).

Se instituye una garantía de cobro para el acreedor laboral. De esta manera la responsabilidad solidaria procede aún en el caso en que los actos jurídicos se hayan llevado a cabo a efectos de la realización de tareas que hagan no solo a la actividad principal agraria, sino también para la prestación de servicios de naturaleza accesoria a aquella, imponiendo así un campo amplio en materia de responsabilidad para el contrato de trabajo agrario. 

El segundo párrafo del artículo 12 de la Ley 26727 contempla un factor de atribución de responsabilidad diferente al del primero, toda vez que determina que, cuando se contraten o subcontraten, cualquiera sea el acto que le dé origen, obras, trabajo o servicios correspondientes a la actividad normal y específica propia del establecimiento, para ser llevadas a cabo dentro del ámbito de su establecimiento, se considerará en todos los casos que la relación de trabajo del personal afectado a tal contratación o subcontratación está constituida con el principal. 

La referencia a una “actividad normal y específica propia”, sin continuar con la terminología utilizada en el primer párrafo: “actividad principal o accesoria”, circunscribe dicha consecuencia legal al supuesto de contratación o subcontratación para la ejecución de obras o trabajos que hagan a la actividad principal normal y específica -quedando excluidas las accesorias-. En consecuencia, solo serían considerados como dependientes del titular de la unidad técnica de ejecución de las tareas, los trabajadores del contratista que realicen aquel tipo de tareas (que hacen a la actividad principal) y dentro de dicho ámbito territorial (el establecimiento del empleador). 

Otra modificación importante en materia de obligaciones solidarias y sus consecuentes responsabilidades en el contrato de trabajo agrario es el cambio decisivo que se produjo entre la Ley 22248 y el nuevo Régimen de Trabajo Agrario (Ley 26727).

Sobre el particular, el artículo 9 de la Ley 22248 disponía expresamente que, para que la solidaridad tenga efecto, el trabajador debía primero o en forma conjunta demandar a su contratista, subcontratista o cesionario; sin embargo, la nueva norma vigente (Ley 26727) ordena lo contrario, ya que importó a su texto la solidaridad prevista en el artículo 827 del Código Civil y Comercial, cuya aplicación en el marco de la LCT era proclamada por la jurisprudencia y doctrina (“Ramírez c/ Russo” - CNTrab. - plenario 309 - 2/2006). 

En tal sentido, nos comenta la asesora legal de Arizmendi que la solidaridad establecida en el primer párrafo del artículo 12 de la Ley 26727 tiene efecto y procedencia, aún cuando el trabajador demande directamente al principal sin accionar contra el contratista, subcontratista o cesionario. El hecho de que se origine dicha responsabilidad consiste en el incumplimiento de la obligación de exigir a aquel la observancia de las normas relativas al derecho del trabajo y de la seguridad social. 

En el supuesto del artículo 13 de la Ley 26727, que regula la responsabilidad solidaria de las empresas relacionadas o subordinadas por las obligaciones contraídas con sus trabajadores y organismos de la seguridad social, el Régimen de Trabajo Agrario, no exige la comprobación de fraude laboral alguno –es decir, la existencia de maniobras fraudulentas o conducción temeraria-, sino del mero incumplimiento de la obligaciones a su cargo

Por último, cabe destacar que, en el marco de las obligaciones solidarias emergentes de la relación laboral agraria, la nueva ley de contrato de trabajo agrario -Ley 26727- no regula el supuesto de transferencia de contrato, que sí lo hacía la anterior Ley 22248. En consecuencia, resulta de aplicación lo dispuesto en el Título XI de la LCT sobre la “Transferencia del Contrato de Trabajo” (artículos 225 y siguientes).

Temas en esta nota

Seguí leyendo