En Córdoba, el maní tiene horizonte para seguir creciendo

Con más rotación y mayor utilización de tecnología, la producción manisera en la principal provincia no tiene techo. El caso del lote récord.

Por |
El principal problema es la falta de secuencia de cultivos. El maní debería sembrarse cada 5 años para lograr sus máximos rendimientos.

El principal problema es la falta de secuencia de cultivos. El maní debería sembrarse cada 5 años para lograr sus máximos rendimientos.

16deSeptiembrede2016a las09:03

Cuando se habla de Córdoba, enseguida se lo asocia al fernet, al cuartero, al humor, y por supuesto, al maní.Esta provincia es la principal productora del país donde se produce más del 90% del total. Pero en esta campaña las noticias no son tan alentadoras con la cosecha 2015/16 que está a punto de finalizar.

Según la Bolsa de Cereales de Córdoba, la superficie sembrada fue de 290 mil hectáreas (se perdió 47.000 hectáreas debido a los eventos climáticos). En esta línea, también cayó la producción: la de en caja alcanzó los 928 mil toneladas, un 22% menos que lo producido el año anterior y en grano se registró 670 mil toneladas, un 20% menos que el ciclo previo. Esto fue sobre todo por las condiciones climática adversas por las fuertes lluvias de abril, momento que comienza el arrancado y luego, la posterior cosecha.

En Córdoba, a su vez, la producción en caja fue de 859 mil toneladas, un 22% menos y en grano, de 618 mil toneladas, una merma del 20%.

No obstante, más allá de las condiciones climáticas que golpearon a los maniseros, los productores apuntan a seguir incrementando la producción “Se puede incrementar el rendimiento con manejo y una óptima calidad del lote”, así lo sintetizó Gabriela Tallone, ingeniera agrónoma de la Cooperativa cordobesa Cotagro, quien se encarga de asesorar a los productores maniseros asociados en lo técnico (venta de insumos y estrategias de manejo) y también en la parte financiera.

En este sentido,la especialista destacó que el chacarero debe contar con suelos “descansados” para incrementar los rindes. “La rotación adecuada con maní debería ser cada 5 años. La gran falencia es que no quedan suelos con estas características”, resaltó.

En paralelo, Bernardo Della Mea, ingeniero agrónomo, productor de maní en un campo familiar en Alejando Roca, entre La Carlota y Río Cuarto, y además asesor de campos de maní en Laboulaye, Melo, Serrano y Bouchard, coincide en que la falta de rotación es el principal problema. “La rotación adecuada sería sembrar maní cada 5 años y una rotación aceptable, sería cada 4 años”, indicó.

En consecuencia, el especialista desmitificó al cultivo de maní de ser un cultivo que degrada al suelo, sino que el problema es la falta de secuencia. “El 85% del maní se hace sobre campos alquilados (empresas) y el resto, se hace en campos propios que se respeta la secuencia adecuada de cultivos”, afirmó.

Otra particularidad que no ayuda a la rotación es que las empresas procesadoras han ampliado su capacidad ociosa (1,5 millones de toneladas), lo que choca con la limitante que no se puede ampliar la superficie para ampliar la producción.

“Esto trajo consecuencias de que las empresas paguen alquileres elevados, alcanzando la hectárea entre U$S 800 y U$S 1.000 para este año”, apuntó.

Otro punto que mencionó Della Mea para incrementar los rindes es la genética. Según el asesor, se está trabajando con semillas tolerantes a sequía y a enfermedades de suelo. “Ahora hay más tecnología en maquinaria. Pero el problema es que los productores están utilizando herramientas antiguas”, agregó.

Por último, la asesora Tallone especificó que uno de los ejes a mejorar es la capacidad de trabajo de cada productor. “El cultivo de maní es artesanal, cuando menos hectáreas maneja el productor, es más fácil lograr buenos rendimientos porque no es fácil concretar el trabajo planificado en grandes superficies y así evitar pérdidass de rinde”, culminó.

El caso del lote récord

Un productor que hizo los deberes y el maní se lo devolvió con creces. Se trata de Roberto Pressacco, un productor asociado a la cooperativa cordobesa Cotagro, obtuvo 6.701 kilos por hectárea en grano y obtuvo el primer premio del tradicional concurso organizado por Basf  “Máximos Rendimientos en Maní”.

EL productor hizo 125 hectáreas con un rinde promedio de 4.500 kilos en grano. Y en una hectárea, obtuvo los 6.701 kilos, un extraordinario rendimiento.

“En el lote hacía 25 años que no se sembraba maní y esto es factor muy importante. Se producía trigo, soja y maíz”, indicó Gabriela Tallone, ingeniera agrónoma de Cotagro y asesora del productor ganador del concurso.

Según describió Tallone, la semilla estaba tratada con polímeros y se había sembrado el 17 de octubre, fecha ideal para el cultivo.

Asimismo, continuó apuntando, que el lote ganador fue tratado con preemergentes para estar libre de malezas y la primera aplicación fue a los 75 días de la siembra. “Esto es fue muy importante porque se anticipó a un temporal que se venía y ayudó a prevenir la viruela, la principal enfermedad que afecta al maní y puede provocar pérdidas muy importantes”, resaltó.

En este sentido, Tallone aclaró que se trabajó con pronósticos previendo las lluvias durante la siembra, para las aplicaciones de los productos y para la cosecha.

Por último, Tallone hizo mención a que los buenos resultados no se logran individualmente. “Para tener un resultado así se necesita un equipo de técnicos con ideas, a los productores que son los que asuman los riesgos y los costos, y al que ejecuta las acciones planificadas”, finalizó.

Temas en esta nota

Seguí leyendo