Chinches en soja: la campaña inicia con una población muy alta

Según explica Rita Robledo, de la Asociación Argentina de Protección Profesional de Cultivos Extensivos, es el momento de monitorear y en muchos casos aplicar para disminuir el nivel de daño.

Por
“La más peligrosa es la chinche de la alfalfa que es más chiquita y muy móvil”, advierte Rita.

“La más peligrosa es la chinche de la alfalfa que es más chiquita y muy móvil”, advierte Rita.

20deEnerode2017a las10:39

Enfocados en la campaña de soja, Rita Robledo, ingeniera agrónoma, experta en gestión de agricultura por ambientes y seguimiento profesional de cultivos, dio a conocer la situación específica del complejo de chinches en el cultivo. Como miembro de AAPPCE, tiene una visión panorámica de las principales enfermedades y plagas que afectan a los cultivos. 

“Ya el año pasado vimos una presión de chinches muy alta. Terminamos la campaña con una población también muy alta, lo que implica que en el invierno, cuando las poblaciones usualmente se reducen o bajan, esta vez no sucedió. Por lo tanto empezamos esta campaña con una población de chinches también muy alta”, advierte Rita Robledo.

Monitorear/ aplicar

En lo que es chinche, los daños al cultivo se ocasionan a partir de R3, que es cuando la soja empieza con la formación de vainas. “Lo que vemos este año es que antes de ese momento ya se ve en los lotes una cantidad de chinches que está muy cercana al umbral de R3 o en algunos casos hasta lo supera”, advierte Rita. “Por lo mismo en esta campaña estamos recomendando monitorear los lotes desde el momento de implantación y en los casos en que estemos en R1 o R2- inicio de floración o plena floración, anterior a R3 donde las chinches comienzan a hacer daño-en ese momento, si la población está cerca del umbral o lo supera recomendamos hacer aplicaciones”, revela y explica: “entendemos que tenemos que bajar la población a un nivel tal que, cuando lleguemos a esos momentos donde las chinches producen daños, estemos con un nivel de población que sea fácil de manejar. Si dejamos que la población crezca, esperando a llegar a R3, muchas veces los controles no serán eficientes porque tendremos una población de chinches muy alta o porque el cultivo crecerá tanto que será difícil llegar con los productos al blanco. Por esa cuestión es que estamos recomendando monitorear los lotes y, si hace falta, realizar aplicaciones antes de R3. Siempre que haga falta- recalca la profesional- No aplicar por aplicar”.

Nivel de daño

Lo que produce la plaga en R3 es el aborto de todas las vainas que van a dar origen a los granos de soja. Allí el umbral es más bajo porque lo que estaría es abortando la posibilidad de que en esa vaina crezcan de 2, 3 a 4 granos de soja. “Entonces tenemos que pensar que más o menos con 0,5 chinches ya está para aplicar, dependiendo del distanciamiento entre surcos”, refiere Robledo. A medida que la soja va evolucionando, y las vainas van creciendo, en R4 ya el umbral es un poco más bajo y en R5 que es el momento en que se están formando las vainas, allí ya podemos aumentar un poco el umbral, estamos en alrededor de una chinche. También depende del tipo de chinches que se esté dando en ese momento.

El complejo de chinches

En Argentina, entre las especies más frecuentes y con niveles de infestación que afectan anualmente el rendimiento, encontramos a la chinche verde, Nezara viridula, y la chinche de la alfalfa, Piezodorus guildinii. Luego Edessa meditabunda (Fabricius), y la chinche de los cuernitos, Dichelops. “La más peligrosa es la chinche de la alfalfa que es más chiquita y muy móvil”, advierte Rita. 

Los umbrales de cada especie de chinche son distintitos de acuerdo a los estadios fenológicos del cultivo.

 ¿Condiciones que predisponen?

Rita trabaja en la zona oeste de la provincia de Buenos Aires pero las chinches están mostrando su presencia prácticamente en todo el país. “Desde AAPPCE vamos recolectando información de las distintas zonas y vemos que es un problema común que compartimos con el resto de las zonas”, afirma.

Esta plaga es independiente de las condiciones ambientales. No así pasa con arañuela que es una plaga más bien de la seca. “La chinche lamentablemente puede estar tanto en las zonas que se están inundando como en las zonas en que hay sequías. El país está viviendo hoy esa dicotomía: zonas donde los excesos de agua están ocasionando graves daños y en el sur de la provincia de Buenos Aires, la sequía que está llevando a situaciones bastante críticas. A la chinche la podemos tener en cualquiera de esas dos situaciones”, manifiesta la Ing. Agr.

Hasta cuándo

Usualmente los monitoreos se realizan hasta R6/ R7, prácticamente hasta los días previos a la cosecha. “Si vamos a dejar algún lote para semilla lo vamos a seguir hasta R7, R8. Hay que estar arriba de los lotes prácticamente hasta la cosecha”, manifiesta Robledo.

Sebastián Coggiola, Gerente de Desarrollo y Estrategia de Mercado de ADAMA, brinda una recomendación final: “aconsejamos la aplicación anticipada de Galil a 250 cm3 por hectárea, buscando controlar la población de chinches desde un inicio y evitando, de esta forma, tener lotes con alta densidad de este insecto. Si eso llegara a ocurrir, se haría difícil después lograr poner el cultivo por debajo del umbral. También es importante tener en cuenta que este año, en la zonas que han recibido buena cantidad de agua al inicio del cultivo, el desarrollo foliar que presentan las soja es muy bueno, por lo que la calidad de aplicación juega un rol clave”.

Temas en esta nota

Seguí leyendo