Después del agua, las plagas y enfermedades

Hay presencia de chinches, trips y enfermedades como la “muerte súbita”. Aconsejan realizar un monitoreo integral.

Por
El productor debe actuar rápido para no perder rindes.

El productor debe actuar rápido para no perder rindes.

26deEnerode2017a las08:33

Las lluvias excesivas que cayeron en distintas zonas de Santa Fe, Buenos Aires y Córdoba complicaron las labores agrícolas al punto de paralizarlas y hasta provocaron pérdidas totales en algunos campos. Ahora, luego de varios días con buen tiempo y con el sol acompañando llegó el momento de prestar especial atención a la proliferación de plagas y enfermedades en los cultivos de soja y maíz.

La Bolsa de Comercio de Santa Fe informó que en los departamentos del centro-norte provincial (la zona más afectada por las lluvias) se observaron tareas de control de malezas resistentes, como el yuyo colorado, sorgo de alepo y rama negra. Además, otro dato fundamental es que se reanudaron las tareas de siembra de soja de segunda junto con la cosecha de girasol.

Respecto de la soja de segunda el panorama es mucho más complejo y desde la entidad detallaron: "Ante la presencia de malezas en aumento, se comenzó con las aplicaciones, pero también se continuaron observando áreas muy encharcadas-anegadas, mortandad de plantas y problemas en el crecimiento y desarrollo, generando una situación complicada para los cultivares. Se advierte para este cultivo un futuro incierto".

En lo que respecta a la provincia de Córdoba, más precisamente en la zona centro-norte, luego de un extenso monitoreo en distintos lotes surgió la particularidad de la presencia de bichos bolita, que no afectan a los cultivos actuales pero que no es tratado a tiempo puede complicar a la siembra del trigo en el invierno.

En Buenos Aires y para aquellas regiones donde también hay excesos de humedad los especialistas recomiendan prestar atención a la aparición de chinches y trips.

Para todos los casos el monitoreo juega un rol fundamental, porque todavía no hay un grado de afectación avanzado y a partir de ahí en más se podría aplicar las tecnologías necesarias para frenar el avance de las plagas y/o enfermedades.

Al mismo tiempo en las zonas de excesos de agua las enfermedades de tallo y raíz toman más relevancia, por lo que se espera Fusarium tucumaniae, "síndrome de la muerte súbita".

Por supuesto que todavía resta evaluar la totalidad de las daños que causaron las inundaciones pero un primer paso es actuar rápido en cuento baja el agua y así no lamentar más pérdidas.

Temas en esta nota

Seguí leyendo