¿Cómo impactaron las lluvias del fin de semana en la región central?

Las precipitaciones observadas el fin de semana han promovido mejoras generalizadas, en algunos casos excesivas, principalmente en áreas de la provincia de Buenos Aires.

Por
Las lluvias se hicieron sentir a partir del sábado, dejando los mayores acumulados en el centro bonaerense.

Las lluvias se hicieron sentir a partir del sábado, dejando los mayores acumulados en el centro bonaerense.

06deFebrerode2017a las16:02

Según un informe elaborado por la Bolsa de Comercio de Rosario, el centro de Santa Fe, tan golpeado por los últimos temporales, esta vez recibió un descanso, al igual que el noreste de Buenos Aires. Las lluvias se hicieron sentir a partir del sábado, dejando los mayores acumulados en el centro bonaerense. En Las Flores, por ejemplo, hubo lluvias de 130 a 140 mm. El agua dejó un apreciable volumen en la zona más necesitada: Tres Arroyos finalmente recibió 45 mm, fundamentales para la subsistencia de los cuadros que resistieron la sequía. El sudoeste de Córdoba recibió acumulados que variaron entre los 30 a los 50 mm. El centro-norte de San Luis también fue sorprendido por lluvias que nos son habituales para la zona.

Ver también: Sin lluvias al menos hasta el viernes

Afortunadamente los máximos pluviales quedaron lejos de la cuenca lechera de Santa Fe y Córdoba, favoreciendo así la difícil evolución que tiene por delante esta vasta zona productiva. Se destaca un importante achicamiento de la seca en el sur de la región pampeana, donde si bien persisten algunos sectores comprometidos, la situación tiende a resumirse.

 

La zona núcleo

La nota negativa de estas lluvias se la lleva el área más vulnerable de la región. Los mayores registros se midieron en Lincoln con 80 mm, seguido por Gral. Pinto con 68 mm y Gral. Villegas con 55 mm, que conforman la zona que registra las mayores pérdidas de cultivos por anegamiento. El oeste de Córdoba fue alcanzado por lluvias interesantes, destacándose Colonia Almada con un acumulado de 60 mm. En el resto de la zona se midieron promedios de 30 a 40 mm. 

El agua en la región estaba bajando, por lo que los suelos pudieron hacerle frente a estos 40 mm caídos. Teniendo en cuenta el retroceso que las reservas hídricas vienen experimentando, este aporte fluvial es más que oportuno para la fructificación de soja y para los maíces de siembras tardías.

 

Temas en esta nota

Seguí leyendo