Se despide "La Niña" y podría dar lugar a "El Niño"

De igual manera, "la puja entre la circulación polar y la circulación tropical continuarán determinando un escenario climático muy perturbado", comentaron desde la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

Por
Perspectiva agroclimática para el área agrícola sudamericana.

Perspectiva agroclimática para el área agrícola sudamericana.

10deFebrerode2017a las11:29

"'La Niña' continúa su disipación en forma temprana y bastante rápida, haciendo que el fenómeno esté llegando a su fin, sin que su influencia llegara a ser significativa en ningún momento", comentaron en la Perspectiva Agroclimática Estacional 2016/17 actualizada a febrero 2017, elaborada por el Ing. Agr. Eduardo M. Sierra.

En el reporte mensual indicaron que durante la campaña 2016/2017 la influencia de los fenómenos que tienen su epicentro en el Océano Pacífico (“El Niño” y “La Niña”) fue muy débil. Contrariamente, el Océano Atlántico viene observando una intensa actividad, que es la que controla la marcha del clima sobre la mayor parte del área agrícola sudamericana.

Anomalías de temperatura del mar a comienzos de febrero de 2017 (Fuente CMB/NOAA)

"Aunque la disipación de 'La Niña' eliminará un factor perturbador, la puja entre la circulación polar y la circulación tropical continuarán determinando un escenario climático muy perturbado", destacó el Especialista en Agroclimatología en el reporte publicado ayer.

Según comentó, por un lado se producirán cortas e intensas rachas de tormentas, que descargarán sus precipitaciones en forma muy despareja, con riesgo de tormentas severas, con granizo y vientos, terminando con entradas de aire polar, con riesgo de heladas tempranas en el próximo otoño.

Mientras que por otro lado, se observarán lapsos secos y calurosos, aunque de corta a moderada duración, ya que los vientos marinos se harán sentir en cuanto el ascenso de la temperatura determine una baja de la presión atmosférica sobre el continente.

Numerosos riesgos

Debe destacarse que la franja de acción tropical que persistirá sobre Bolivia, el norte de La Argentina, Paraguay y el centro del Brasil, podría provocar una crecida otoño-invernal de los grandes ríos, generando el riesgo de inundaciones Por otro lado, los campos bajos anegados tardarán mucho en ver reducirse el nivel de las aguas que los afectan, y podrían agravar su situación con las precipitaciones que se prevén para los próximos meses.

Por lo tanto, "se trata de un escenario climático que, aunque no extremo, presentará numerosos riesgos que irán presentándose a lo largo de su desarrollo, requiriéndose una cuidadosa planificación para enfrentarlos con éxito", alertaron. A partir de mediados del Otoño, la circulación polar se afianzará, produciendo heladas de gran intensidad.

¿El regreso de "El Niño"?

Es también destacable que las previsiones de algunos centros internacionales de gran prestigio, han comenzado a señalar la posibilidad de que la campaña 2017/2018 se desarrolle en el marco de un episodio de tipo “El Niño”, alejando el riesgo de un segundo episodio consecutivo de “La Niña”, pero reactivando los riesgos de crecida de los ríos y anegamientos de zonas bajas, y provocando fuertes impactos.

Por el momento, ello es sólo una conjetura, "por lo que será necesario continuar vigilando la evolución del escenario climático", concluyeron.

Temas en esta nota

Seguí leyendo