Caminos rurales: un escollo para la producción

Trasladar la producción de los campos es un problema ya que aumentan los costos ocultos. Las redes de caminos son atendidas cada vez más por consorcios camineros debido a las continuas inclemencias climáticas y a las urgentes necesidades de mantenimiento.

Por |
Ante la falta de respuestas formales es que surgen los consorcios camineros como una alternativa para paliar la situación.

Ante la falta de respuestas formales es que surgen los consorcios camineros como una alternativa para paliar la situación.

23deFebrerode2017a las16:31

Las distintas lluvias presentes en la Pampa húmeda complicaron las labores de traslado de la producción de los campos. Los camiones han visto reducida su carga, ya que a la hora de pasar por los caminos, se hace imposible completar las toneladas que pueden transportar. Lo que antes se hacía una sola vez, ahora implica varios viajes.

Los silos bolsa han pasado a ser una alternativa. Sin embargo, tanto su llenado, como su vaciado, implican maquinaria y costo adicional, sumado a la necesidad de que los granos, según su tipo, deben tener un porcentaje de humedad adecuado para el almacenamiento. A esta situación hay que agregarle inconvenientes que puedan surgir de las condiciones climáticas ya que el granizo puede dañarlos, o también los animales de la zona: perros salvajes o quirquinchos.

Los municipios o comunas no están atendiendo las necesidades de repaso y abovedado de caminos, entubamientos o enripiados para zonas inundables. Es por esto que los productores han tomado cartas en el asunto y se han ido organizando en consorcios camineros, instituciones sin fines de lucro que prestan servicios de mantenimiento de la red rural vial, tanto secundaria como terciaria. 

Los caminos no son el único factor a tener en cuenta, el pago al personal trabajador, los seguros, el mantenimiento de la maquinaria, insumos, productos y los galpones de resguardo, conforman un paquete no menor de necesidades a cubrir. Además, las ventas de los productores deben realizarse en un plazo perentorio porque su mercadería es altamente perecedera, como en el caso de la lechería.

Nuevos desafíos

El crecimiento de la red vial no ha sido ordenado, van apareciendo necesidades nuevas a medida que avanzan las obras de mantenimiento. Estas necesidades son:

  • El cambio en la traza de los caminos: Es muy difícil que se realice ya que implica leyes de expropiación y grandes obras desde el punto de vista local.
  • La nivelación de los caminos: Al no estar al nivel de los campos las alambradas se resienten, se forman paredones o bordes que comienzan a desgastar los campos frentistas.
  • La utilización de tierra proveniente de las banquinas. Cuando llueve, si el camino no estuvo bien terminado con tierra negra, el auto o chata, lo hace sentir al instante. De tal manera, que si no hay tierra negra suficiente, deberá buscarse en otro sitio.

En conclusión, las dificultades que presentan los caminos rurales no son nuevas. Particularmente los productores son quienes encuentran cada vez más inconvenientes que soluciones a la hora de trasportar sus producciones a los puntos de venta y a tiempo. Estas dificultades se observan más claramente cuando las inclemencias climáticas son extremas, como en los últimos meses, dejando en evidencia la necesidad de soluciones de fondo desde una articulación público-privada.

En este sentido es importante mencionar que no solo se ven afectados los campos y sus producciones sino también las poblaciones o ciudades, dando cuenta que las obras de infraestructura no fueron bien realizadas o no cuentan con el mantenimiento suficiente.

Ante la falta de respuestas formales es que surgen los consorcios camineros como una alternativa para paliar la situación.

*Productor agropecuario.

 

Temas en esta nota

Cargando...