El campo bonaerense, en alerta por las precipitaciones

Desde Carbap estiman que en la región hay unas ocho millones de hectáreas afectadas por las lluvias.

Por
En cuanto a los pronósticos climáticos para la región afectada se prevé una mejora a partir de la tarde del lunes y el ingreso de un frente frío.

En cuanto a los pronósticos climáticos para la región afectada se prevé una mejora a partir de la tarde del lunes y el ingreso de un frente frío.

04deSeptiembrede2017a las08:36

El clima de los últimos días agravó, aún más, el estado de los campos del norte bonaerense que están atravesando una complicada situación producto del exceso de precipitaciones. En este contexto los técnicos advierten de la aparición repentina de roya amarilla en el cultivo de trigo y que la siembra de maíz sigue muy demorada.

Ahora, en cuanto a los pronósticos climáticos para la región afectada se prevé una mejora a partir de la tarde del lunes y el ingreso de un frente frío. Mientras tanto, por ejemplo, para la ciudad de Pergamino el acumulado de precipitaciones para el mes de agosto terminó en 133 mm.

Mientras tanto desde la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap) estiman que en la región hay unas ocho millones de hectáreas afectadas por las lluvias, lo que generaría pérdidas millonarias no sólo para la agricultura sino también para la ganadería.

La zona afectada es "prácticamente toda la cuenca del Río Salado, desde la desembocadura en la bahía Samborombón extendiéndose hasta zonas de La Pampa y sur de Córdoba, pasando por todo el oeste de Buenos Aires", alertó la entidad ruralista.

Respecto a la siembra de maíz un trabajo de la Bolsa de Comercio de Rosario explica que "en el norte de Buenos Aires y el extremo sur de Santa Fe el arranque está limitado por los excesos de agua. La falta de piso relega la siembra para mediados de septiembre". Por el momento no se habla de un recorte de área, tal como sucede con el trigo, ya que el 34% de lo implantado presenta problemas por las inundaciones.

En este contexto se retomó el debate respecto a la necesidad de que el Gobierno invierta en infraestructura para el sector agropecuario. Durante la campaña pasada muchos productores no tenían manera de sacar lo poco que habían cosechado porque los caminos rurales eran intransitables. Una historia que se continúa repitiendo.

Temas en esta nota

Seguí leyendo