Qué tener en cuenta a la hora de elegir un mixer

Según el Ing. Federico Sánchez del INTA el mixer debe elegirse según aquel que más soluciones aporte a cada establecimiento, área climática e ingredientes más utilizados en las dietas.

Por |
Gea Gergolet, Comofra y Martínez Staneck son algunas de las empresas destacadas en el rubro mixers y ofrecen una gran variedad de ofertas.

Gea Gergolet, Comofra y Martínez Staneck son algunas de las empresas destacadas en el rubro mixers y ofrecen una gran variedad de ofertas.

21deSeptiembrede2017a las08:57

“No hay una receta fija para comprar un mixer”, así comienza explicando el Ing. Federico Sánchez, especialista en maquinaria agrícola de cosecha y mecanización de los forrajes conservados del INTA Manfredi.

El ingeniero cuenta que a la hora de comprar un mixer se debe considerar las demandas que cada sistema de producción está necesitando cubrir, ya sea tambo o feedlot, en base a los niveles de producción, el tipo de dieta utilizado, calidad de los caminos disponibles, nivel de capacitación de los operadores, tipo de carga y comenderos, nivel de controles, seguimiento con trazabilidad de las operaciones de alimentación, nivel de información y conectividad que se necesite que reporte la balanza.

Por lo tanto, según el especialista del INTA, la máquina ideal y universal de procesado, mezclado y suministro de dieta comúnmente denominada “mixer” no existe, y debe elegirse aquella que más soluciones aporte a cada establecimiento, área climática e ingredientes más utilizados en las dietas.

Además, Sánchez detalla que se debe tener siempre presente que la mejor máquina, en este caso un mixer, en manos de operarios sin capacitación y motivación, siempre fracasa. El mixer nunca mejora la calidad de la dieta, solo mezcla, con lo cual debemos partir de forrajes conservados y alimentos con alta calidad nutricional.

Siempre se debe pensar que la capacitación, motivación y control del personal impacta directamente en la calidad de la dieta que llega al comedero y que constituye un largo camino y proceso a recorrer.

Gea Gergolet, Comofra y Martínez Staneck son algunas de las empresas destacadas en el rubro mixers y ofrecen una gran variedad de ofertas.

Mirá la nota completa con todos los detalles técnicos de los mixers:

¿Que recomendaciones le daría a un productor a la hora de comprar un mixer?

Sabemos que para obtener altos niveles de producción, ya sea en litros de leche o kilos de carne, se debe suministrar a cada animal una dieta balanceada en energía, proteína, con todos los ingredientes uniformemente mezclados y entregada en determinados momentos del día.

Para eso es necesario utilizar acoplados mixers que, permiten cargar las cantidades exactas de cada uno de los componentes de la dieta –a través de la balaza electrónica-, mezclarlos en el menor tiempo posible y suminitrarlos también en las cantidades específicas que son calculadas de acuerdo al consumo estimado y al tipo de rodeo.

Resulta de gran importancia disponer de adecuados acoplados mezcladores para la elaboración y homogeneización de la dieta, resultando imprescindible que el mixer brinde al usuario confiabilidad a lo largo de su vida útil.

En nuestro país existen diversas empresas que producen distintos modelos de mixers, cuyos diseños y operatividad permiten formular raciones de variadas características (tamaño de partículas, textura del material, procesamiento de la fibra, tiempos de mezclado, operatoria de suministro, etc.).

 A pesar de la gran cantidad de información que existe sobre el tema y las líneas de investigación desarrolladas alrededor de este tópico, está plenamente vigente el debate sobre si realmente existe un mixer que pueda considerarse universal e “ideal” que para un sistema de producción dado no existe un único modelo de mixer, y a su vez, cada uno de los diferentes modelos que se ofrecen en el mercado, puede adaptarse muy bien a distintos tipos de sistemas de producción (carne o leche) siempre que la operatividad y el protocolo de trabajo sean los adecuados.

Un modelo de mixer que funciona muy bien en un determinado tambo, no necesariamente funcionará igual en otro; debido a las diferencias en los ingredientes utilizados, terreno a desplazarse, lugares de suministro y manejo operativo en general.

Por todo esto es importante analizar las condiciones propias de cada establecimientos (tipo de ingredientes a ulitlizar, largo de la fibra, tamaño del rodeo, estado de los caminos, altura de la pala cargadora, etc.) a la hora de evaluar las distintas alternativas de compra.

¿En qué aspectos puede ir mejorando la tecnologías para ir solucionando diferentes problemas?

Resulta indispensable la incorporación de balanzas electrónicas ubicadas en un lugar bien visible y cómodo para el operario (Tablet en la cabina del tractor o pala cargadora), de modo que le permita conocer en forma exacta las proporciones de alimentos que se están mezclando y la cantidad depositada en cada comedero al momento del suministro.

Actualmente existen modelos de balanzas que poseen un sistema de transmisión de datos en tiempo real, para que desde un celular se pueda hacer un seguimiento de la carga y descarga de las raciones y poder controlar la gestión de alimentación a los fines de minimizar errores y tener información al instante de las operaciones realizadas.

Otras características que no debe dejar de tener un mixer es contar con sistemas de traslado que se adapten a las difíciles condiciones de suelo, para no limitar la correcta alimentación de los rodeos. El neumático con el cual se equipa al mixer, ya sea rodado 15,5 o 22,5, debe poseer características que aseguren la transitabilidad para poder cumplir con la tarea de alimentación, independientemente de las condiciones climáticas.

¿Qué beneficios tiene tener una tolva más grande o una más chica, como son los tiempos operativos?

La elección de la capacidad del mixer es otra variable importante. Esta elección debería realizarse en función de los animales que deben ser alimentados diariamente en una jornada normal; a la densidad de la ración; a los niveles de producción y a la cantidad de suministros diarios de alimento a cada grupo de animales.

Si el mixer es pequeño, las horas de trabajo se pueden duplicar o triplicar y la logística del suministro de las raciones pueden verse muy comprometida; aún con pocos animales que alimentar, es posible que no se adapte a dietas muy voluminosas, con mucho ensilaje y heno. Si es demasiado grande la inversión no se amortizará debidamente.

Para calcular el volumen del mixer que sería necesario adquirir, a continuación se presenta un ejemplo hipotético, asumiedo que 100 vacas lecheras se alimentan con un sistema TMR (Ración Totalmente Mezclada, por su siglas en Inglés), cuya dieta es suministrada dos veces al día, en comederos, dentro del piquete de confinamiento. La producción promedio es de 35 litros/vaca/día y el peso de la ración por vaca es de 25 kg de MS (materia seca).

Tabla 1: ejemplo de cálculos del volumen total por día de ración que se debe sumistrar a un rodeo de 100 vacas en ordeño

Por lo tanto, el volumen total de TMR para un rodeo de 100 lecheras por día sería de 16,7 m3. Pero como la ración total se reparte dos veces al día, el volumen necesario, del mixer sería aproximadamente de 9 m3 considerando que se llenará al 85% del volumen total, sugerido como apropiado. Se considera además, como dato a tener en cuenta, que el peso de la mezcla puede variar entre 350 a 450 kg por m3 en función de las cualidades (densidades), de los ingredientes. En consecuencia, para el ejemplo, los 25 kg de MS/vaca/día, deberían pesar alrededor de 47 kg totales, estimando que posee aproximadamente un 50% de humedad.

Estos datos no consideran como ingrediente al forraje verde picado. En ese caso los cálculos deben reformularse en función del grado de humedad del pasto. Estas estimaciones deben ser tomadas con precaución y al solo objetivo de una referencia, porque otras variable de gran peso como: las económicas-financieras; la capacidad operativa del personal; las decisiones de alimentar a otros rodeos dentro del establecimiento; los cambios en el uso de mayor proporción de alimentos voluminosos o concentrados, etc., serán en definitiva los factores determinantes del tipo y tamaño del mixer a utilizar.

¿Son mejores los verticales o los horizontales? ¿Cómo elegirlos según la cantidad de animales?

La elección del tipo de mixer es fundamental, ya que de acuerdo al modelo pueden adaptarse mejor al tipo de ingrediente principal o básico de la dieta. Así, los mixers horizontales provistos de cuchillas que trozan los forrajes en piezas finas, se adaptan muy bien a modelos de alimentación tipo feedlot, donde novillos en terminación, requieren grandes proporciones de concentrados dispuestos en una mezcla muy homogénea, conformada por partículas más pequeñas.

En cambio, para producción de leche las dietas deben estar formuladas con cantidades más elevada de fibra larga y seca, con límites mínimos y máximos variables, para promover el buen funcionamiento ruminal; evitar los problemas de “baja grasa en leche” y varias alteraciones metabólicas como la acidosis ruminal, el desplazamiento de abomaso, etc. Pero una dieta con más fibra a la vez debe poseer determinadas cualidades físicas de homogeneidad y textura (“esponjosidad”), para no alterar el consumo voluntario y propiciar demasiada selectividad en los comederos. En este caso los mixers más adecuados pueden ser los mixers verticales, los cuales se adaptan muy bien a grandes volúmenes de forrajes, en especial para importantes cantidades de fibra larga y seca.

Estos modelos de mixers permiten procesar un rollo o megafardo entero, sin ser desarmado previamente; solo es necesario retirar los hilos o red de la envoltura. Es apto para mezclar alimentos en base a 100% forraje seco o mezclas húmedas, siendo un equipo eficiente para preparar raciones con alta cantidad de fibra efectiva.

Una alternativa utiliza históricamente en Argentina son los mixer mezcladores con tres sifines de avances desencontrados. Este diseño es muy eficiente es muy eficiente trabajando con fardos o rollos previamente picados pero con longitudes de fibra que no superen los 5 a 6 cm. Este es el primer ingrediente que debe incorporarse, luego se debe agregar los concentrados y por último el ensilaje picado fino, procediéndose luego a poner en marcha el sistema de mezclado. Para un óptimo funcionamiento la mezcla resultante debería superar el 60% de MS.

Temas en esta nota

Seguí leyendo