Estiman una producción de uvas de 23,1 millones de quintales para esta vendimia

Así lo confirmó el Instituto Nacional de Vitivinicultura de Mendoza, que afirmó será un 16 por ciento más que 2017. Por su parte descartan a los fenómenos climáticos como incidencia del bajo volumen de prpoducción

Por
Estiman cosechar entre 14,1 y 14,8 millones de quintales para la Vendimia 2018 de Mendoza.

Estiman cosechar entre 14,1 y 14,8 millones de quintales para la Vendimia 2018 de Mendoza.

22deFebrerode2018a las10:31

El Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) proyectó hoy una cosecha nacional de uvas de entre 22 y 23,1 millones de quintales, con datos relevados al 16 de febrero, al dar a conocer los datos de “Estimación de Producción 2018”.

Esta estimación presentada por el INV en una conferencia de prensa supera entre 16 a 17,6 por ciento más los 19,6 millones de quintales cosechados en la temporada pasada, teniendo en cuenta que las cosechas de 2016 y 2017 fueron las peores de los últimos 50 años debido a contingencias climáticas.

Para Mendoza, en la totalidad de sus oasis vitícolas, se estiman cosechar entre 14,1 y 14,8 millones de quintales, superando los 12.619.004 quintales cosechados el año pasado; mientras que San Juan tiene prevista una vendimia que puede ir de 6,44 a 6,75 millones de quintales, por encima de los 5.597.715 quintales vendimiados en 2017.

Carlos Tizio, titular del INV, explicó que “en cuanto a la cantidad se está por debajo del promedio de 10 años, que era de 24,6 millones de quintales; mientras que el promedio de 16 años era de 25,6 millones quintales, y va a estar cerca de los 23 millones basados en estadísticas”.

Sucede que a pesar de una mejora en la producción en relación a los dos últimos años, la cosecha estimada para este año se va a ubicar por debajo del promedio anual de la última década, que era de 24,6 millones de quintales, aún más bajo que el promedio anual de los últimos 16 años que superó los 25 millones de quintales, de acuerdo al INV.

Según explicaron los técnicos del organismo nacional, la merma en cuanto a la estimación de cosecha en relación a los años anteriores sin incidencia en factores climáticos apunta a que se empieza a notar la reconversión de la vitivinicultura, donde se reemplazaron variedades de gran volumen por otras de mayor calidad varietal pero menor producción. Uno de los técnicos del INV, Alejandro Marianetti, precisó que “este año el granizo no ha tenido gran incidencia, las lluvias han sido oportunas, llovió cuando tenía que llover, hasta ahora, o sea que la sanidad es muy buena. El único factor climático desfavorable fueron las heladas, donde se vieron daños en algunos viñedos de Valle de Uco y en Lavalle”.

 

Temas en esta nota

Seguí leyendo