Tras la protesta, fijarán una cláusula gatillo para el flete de los granos

Este miércoles se llevó a cabo un paro de 24 horas del transporte de granos para pedir una actualización en la tarifa. Desde FETRA afirmaron que llegaron a un acuerdo con el Ministerio de Transporte.

Por
Transportistas de Teodelina en medida de fuerza.

Transportistas de Teodelina en medida de fuerza.

25deOctubrede2018a las08:54

El paro por tiempo indeterminado que dispuso el martes pasado la Federación de Transportadores Argentinos (Fetra), que reúne a los transportistas de granos, se levantó luego de la primera jornada de protesta, después de que avanzaran las negociaciones entre los empresarios del sector y el Ministerio de Transporte. Este jueves se anunciarán una serie de medidas, entre las que se encuentra una recomposición de la tarifa de flete sobre la base de una cláusula gatillo.

Ovidio Rodríguez, presidente de la Federación de Transportistas Rurales (Fetra), confirmó que "se llegó a un acuerdo con el Ministerio de Transporte de la Nación". El dirigente afirmó que "el paro tuvo una alta adhesión" en todo el país y se "paralizó el traslado de granos a los puertos".

"Estamos en negociaciones muy avanzadas y hubo una buena recepción a nuestros reclamos de tener una tarifa con cláusula gatillo, entre otras cosas", confirmó el dirigente oriundo de María Teresa.

En la zona cercana a las terminales portuarias del Gran Rosario se montaron protestas en las banquinas de la ruta 11, en San Lorenzo, y la 91, en Villa La Ribera, como también en la A012 en su cruce con la 34, en Luis Palacios, y la 9, en Roldán.

La medida de fuerza, que agrupa a transportistas en 300 localidades del país, tuvo un fuerte impacto en el traslado de cargas en momentos en que se inicia la cosecha de trigo, que en esta campaña alcanzará, de acuerdo con los pronósticos, los 19 millones de toneladas.

El Gobierno oficializó el 7 de agosto pasado un aumento del 18% en la tarifa de referencia para el servicio del transporte automotor de cargas de cereales, oleaginosas y derivados después de un extenso conflicto con los transportistas.

Pablo Agolanti, vicepresidente de la entidad, sostuvo que después de ese aumento se produjeron cuatro incrementos de combustible, lo que licuó el aumento de la tarifa. Con la suba del resto de los costos, el dirigente calculó que el precio del flete quedó con un retraso superior al 20%.

Temor al tren

Los transportistas quieren también que se garantice que el pago de los fletes se realice dentro de los treinta días de realizado el viaje y que se implemente un sistema de distribución de cargas equitativo con el ferrocarril. Otro de los reclamos es el congelamiento del precio de los combustibles, subsidios en los peajes y créditos de fácil acceso a tasa subsidiada para el recambio de flota y escalabilidad.

Agolanti apuntó que en este rubro existe "un abuso de posición dominante que es permanente". "El 80% del sector del transporte de grano son pequeños y medianos empresarios que tienen que negociar contratos con firmas muy poderosas que muchas veces se aprovechan de su envergadura y establecen condiciones desfavorables para los transportistas, que ante la crisis del sector después de la sequía terminan accediendo".

Los transportistas temen la reactivación del ferrocarril de carga, sobre todo desde el norte del país hacia los puertos de la zona del Gran Rosario.

 

Temas en esta nota

Seguí leyendo