Lanzan un híbrido de girasol con genes de resistencia a herbicidas

Se destaca por su desempeño sanitario, adecuado tenor de aceite y rendimientos de hasta un 10% por encima del promedio.

Por
22deMayode2019a las10:42

El Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria presentó el girasol FEBO 817 CL INTA, obtenido por el INTA Manfredi –Córdoba–, un híbrido con resistencia a herbicidas del grupo de las imidazolinonas que “se destaca por su desempeño sanitario, adecuado tenor de aceite y rendimientos de hasta un 10% por encima del promedio”.

Según describió el instituto, se trata de un híbrido recomendado “para la mayoría de las zonas productivas del país”. “Permite el uso de herbicida IMI que, aplicado luego del período de emergencia, posee una residualidad en el suelo y ejerce un muy buen control de un amplio espectro de malezas hasta el final del ciclo”, detalló Daniel Alvarez, responsable del Programa de Mejoramiento Genético de Girasol del INTA Manfredi.

De acuerdo con la descripción técnica, se trata de un híbrido simple oleaginoso, de pericarpio negro con estrías grises y ciclo intermedio a floración y a cosecha. Tiene buen comportamiento sanitario, gran estabilidad, alto rendimiento y buen contenido de aceite en grano.

“En principio, está recomendado para la zona girasolera central, pero su buen comportamiento en diferentes áreas lo harían apto para una difusión en gran parte de la zona girasolera del país”, indicó Alvarez.

En la Argentina, el girasol se extiende por las provincias de Córdoba, La Pampa, Santa Fe y oeste de Buenos Aires, cuya superficie delimita el área central de cultivo. También con gran importancia productiva, se desarrolla en el noreste del país, con Chaco, norte de Santa Fe y Formosa, y los partidos del sur bonaerense, Balcarce, Coronel Suárez y Pringles.

Llegada al mercado

El nuevo cultivar estará disponible para la campaña que comienza en pocos meses. Mediante un acuerdo de vinculación tecnológica, el nuevo híbrido de girasol será comercializado por la empresa Los Algarrobos, una firma de capitales familiares que, desde hace más de 20 años, se dedica al desarrollo, producción y comercialización semillas de los cultivos de girasol, maíz y sorgo en la ciudad cordobesa de Río Cuarto.

Lee más: Girasol, una opción rentable en rotación

En declaraciones que difundió el INTA, Sebastián Caglieri, socio gerente de la firma, explicó que la incorporación de un girasol con tecnología CL –referida a la tolerancia a herbicidas de control total– era una demanda que recibían de comercios y productores de todas las zonas donde venden semillas.

“Este interés abre muy buenas posibilidades comerciales para el híbrido en el país y también en la región, ya que comercializamos semillas en Bolivia y Paraguay y el próximo objetivo es probar la tecnología en esos países para luego exportarla”, sostuvo.

La firma trabaja hace más de ocho años con el INTA y, entre las actividades que llevan adelante, le envía materiales genéticos de maíz, girasol y sorgo para evaluar en la red de ensayos del instituto. “El hecho de que el INTA haga las evaluaciones les otorga una imparcialidad a las pruebas y tiene un prestigio frente a los productores y a los comercios que distribuyen nuestras semillas”, resaltó Caglieri.

 

En tanto, Alvarez también resaltó el impacto de la sinergia de la articulación público-privada y afirmó: “Es un trabajo conjunto con una empresa de arraigo local que hace posible la difusión del híbrido, al tiempo que contribuye a satisfacer una demanda creciente de los mercados, ampliar la diversificación de los cultivares e incrementar la estabilidad de la producción del girasol en el país”.

Temas en esta nota