Se confirmó la resistencia de rama negra a inhibidores de ALS

La Facultad de Ciencias Agrarias de Rosario realizó el estudio en un área semicontrolada, que arrojó la necesidad de 81 veces más que la dosis comercial, para controlar la rama negra.

Por
26deAgostode2019a las11:30

Durante el último período se sospechó acerca de la resistencia de rama negra a inhibidores de la enzima acetolactato sintasa (ALS), por este motivo la Universidad de Rosario tomó la decisión de realizar el experimento. Cabe destacar que ya se había demostrado la resistencia de esta maleza presente en pasturas, cultivos anuales de invierno, barbechos y cultivos de verano; al glifosato. El experimento de la facultad arrojó que se necesitó 81 veces más de concentración que la dosis comercial, por lo que se estableció la resistencia de esta maleza.

La Facultad de Ciencias Agrarias (UNR), realizaron estudios en los que se analizó el comportamiento de una población sospechosa de presentar resistencia a este grupo de herbicidas. El experimento se llevó a cabo en condiciones semicontroladas y se aplicó un amplio rango de dosis de herbicidas, pertenecientes a los grupos de imidazolinonas, sulfonilureas y triazolopirimidinas, a plantas de C. sumatrensis de dos poblaciones (una de ellas susceptible y la otras con sospecha de resistencia). El lote donde se llevó a cabo la prueba fue en Departamento Caseros, Santa Fe.

Ver informe completo aquí

Desde la facultad señalaron que las aplicaciones se realizaron en plantas al estado de roseta y en todos los casos, solo el empleo de la dosis equivalente a 81 veces la dosis de uso comercial logró una reducción casi total de la biomasa en la población sospechosa, recolectada en el Departamento Caseros, Santa Fe. De esta manera, los resultados obtenidos arrojaron que el biotipo detectado presenta resistencia a los herbicidas que actúan inhibiendo la enzima ALS, con índices de resistencia de 163 para diclosulam, 73 para clorimurón-etil y 3 para imazetapir.

Desde el informe comentaron que es importante mencionar que una dosis 81 veces mayor a la recomendación de uso de estos herbicidas representa 4,05 kg/ha de clorimurón-etil, 2,4 kg/ha de diclosulam y 81 l/ha de imazatapir. “Hasta el momento no existían registros en Argentina de resistencia a ALS en esta especie”, sostuvieron.

Es importante considerar que en Argentina C. sumatrensis ya había sido informada como resistente al herbicida glifosato en 2015, por Puricelli, Faccini, Balassone (UNR) y Metzler (INTA). Aseguran que es altamente probable que existan poblaciones con resistencia múltiple, es decir simultáneamente resistentes a glifosato y a herbicidas inhibidores de ALS.

Alternativas de manejo

Control Cultural

Desde la facultad destacaron que la rotación de cultivos permite alternar herbicidas con distintos mecanismos de acción y mantener el suelo cubierto en distintas épocas del año; la disminución del espaciamiento entre surcos. Esto mejora la aptitud competitiva de los mismos frente a las malezas; los cultivos de cobertura invernales permiten reducir el tamaño y densidad de malezas por alteraciones de las condiciones micro ambientales y por efecto de la competencia por agua, radiación y nutrientes, potenciando además la acción de los controles químicos. 

Control por métodos físicos

En el informe destacaron que la utilización de medios mecánicos o manualmecánicos a fin de controlar plantas antes de que generen semillas viables, evitando así el enriquecimiento del banco de semillas y la dispersión de semillas que puedan colonizar nuevos lotes. 

Control químico

Desde el establecimiento educativo aconsejan evitar la siembra sobre las malezas vivas, ya que restringe sensiblemente las herramientas disponibles para el manejo de esta maleza (no existiendo herbicidas con mecanismos de acción diferente al del glifosato y a los inhibidores de ALS para utilizar una vez implantado el cultivo de soja).

https://twitter.com/ASACIM_Malezas/status/1164921265158873088?s=03

Temas en esta nota

Seguí leyendo