Los cruces entre Macri y Alberto por la economía marcaron el primer debate presidencial

El candidato del Frente de Todos criticó haber recurrido al Fondo Monetario Internacional y su carga sobre el Estado. Macri elaboró un nuevo mea culpa por su gestión pero aseguró que "estamos mejor y en un punto departida que nos va a permitir empezar a crecer".  

Por
14deOctubrede2019a las09:59

El segundo eje del debate presidencial celebrado en la Universidad Nacional del Litoral, en Santa Fe, llevó a Mauricio Macri y Alberto Fernández a un tenso cruce sobre los niveles de endeudamiento, pobreza e inación, en el marco de las propuestas de campaña tendientes a reanimarla economía y sanarlas nanzas de la Argentina.

Como desde el primer momento en el que se le concedió la palabra, Alberto Fernández dirigió todos sus dardos hacia el primer mandatario y candidato de Juntos por el Cambio. Dijo que que Macri "nunca entendió cómo funciona la economía", y lo acusó de dedicarse "sacarse foto con los líderes" del mundo, pero sin lograr resultados en lo que él había bautizado como lluvia de inversiones. "Pasaron siete semestre y no entró un solo centavo de las potencias", fustigó.

En el uso de la palabra, Macri evitó en primer momento confrontar con el hombre del Frente de Todos, e improvisó un nuevo mea culpa sobre la gestión económica a la vez que suavizó los índices económicos poniéndolos en perspectiva histórica, y terminó con una promesa de mejora para la clase media: "Estamos mejor y en un punto de partida que nos va a permitir empezar a crecer, porque reducimos 20% el décit scal y ya exportamos más de lo que importamos. Estamos por entrar en una etapa de alivio y crecimiento para la clase media".

Fernández contratacó al jefe de Estado y su receta económica. "(Macri) creyó que había que atacar el consumo, y le sacó crédito a los que trabajan y a los jubilados. La Argentina consume el 70% de lo que produce, y si se afecta el consumo,se afecta la producción, y con la producción se altera el desempleo, y eso genera pobreza",razonó.

Cruces picantes Macri negó que la deuda pública alcance los guarismos esgrimidos por Fernández: "Quiero que quede claro que dos de cada tres pesos fueron para pagar deuda del gobierno anterior, y el restante para cerrar el décit que teníamos. En nuestro Gobierno, la deuda creció al 26% del PBI". Y retrucó: "Me sorprende que Alberto me diga que yo destruí la economía. Él dijo hasta hace muy poco que Cristina destruyó la economía. Digamos la verdad".

Fernández no se quedó callado. "No sé en qué país vive Macri. De los 39.000 millones que nos dio el Fondo, se llevaron 30.000. Se los llevaron sus amigos, y un día va a tener que dar explicaciones", expresó, aludiendo posibles complejidades judiciales para el actual mandatario, a futuro. El candidato del Frente de Izquierda - Unidad, Nicolás Del Caño, cargó contra la promesa de Macri sobre la promesa de Pobreza Cero; propuso una banca estatal única y convocó a los demás espacios políticos a "derogar todas las leyes y decretos que afectaron el nivel de vida de los jubilados" y "retrotraerlas tarifas a 2017, o van a convalidar

Juan José Gómez Centurión, del Frente Nos, propuso que la carga impositiva se concentre en veinte tributos y sostuvo que Ganancias "no debe ser pagado porlos asalariados". José Luis Espert, del Frente Unite, en tanto, atacó a los "empresarios prebendarios", "el conjunto de los políticos que nos devora" y a "los sindicalistas que curran con la Justicia social", y propuso una mayor apertura de la economía,reducción de la plantilla política y ataque de la informalidad laboral con legislación laboral similar a la de Chile, Perú o Paraguay. Roberto Lavagna, de Consenso Federal, atacó la caída del ingreso;  pidió "poner en marcha la economía defendiendo el consumo y elevando el salario de la población, bajar impuestos a las pymes y cerrarla brecha entre lo que el país puede ser y efectivamente es".

Fernández cerró su intervención en el bloque advirtiendo que, en caso de ser gobierno, va a "terminar con la política de imposición y generar consenso". Propuso "convocar a industriales, campo y trabajadores para diseñar qué país queremos". En respuesta a Del Caño, Alberto también hizo un identikit de su perl económico: "Me van a ver implementando políticas ortodoxas y heterodoxas". 

 

Temas en esta nota

Seguí leyendo