“Granelear”, la nueva tendencia de consumo para reducir el uso de plásticos

Mediante un mapa de comercios donde venden a granel, un proyecto de jóvenes rosarinos busca generar un hábito sostenible en los consumidores

Por |
El “graneleo” deriva del concepto “a granel”, que tiene que ver con la posibilidad de adquirir productos que no vienen empaquetados o envasados en una cantidad estimada.

El “graneleo” deriva del concepto “a granel”, que tiene que ver con la posibilidad de adquirir productos que no vienen empaquetados o envasados en una cantidad estimada.

05deFebrerode2020a las12:07

Hay que predicar con el ejemplo, lo bueno empieza por casa, son frases hechas, que un grupo de jóvenes rosarinos tomó como premisa a la hora de proyectar Graneleando Rosario, impulsando el consumo consciente y reduciendo la circulación de plástico en comercios de venta alimentaria e higiene. 

El “graneleo”, término que ellos inventaron, deriva del concepto “a granel”, que tiene que ver con la posibilidad de adquirir productos que no vienen empaquetados o envasados en una cantidad estimada. Se puede decir que se vuelve a lo tradicional: “El plástico no existió siempre, su uso se popularizó hace pocas décadas, entonces es posible volver a una forma de consumo anterior. Hay gente muy conciente y algunos todavía les falta”, ratificaron sus impulsores. 

En diálogo con una referente del equipo, Gabriela Leonardelli: “Todo surgió en ´¿Hacemos Algo?´, un evento organizado por Global Shapers Rosario el 21 de octubre 2019 donde se fomentaron proyectos en diversas aŕeas temáticas. En el caso de medioambiente, se presentó una problemática y luego se diseñó un proyecto que pueda ser aplicable para su resolución. Allí surgió el equipo bajo la idea de detectar el plástico de un solo uso o que está diseñado para usarse en un tiempo muy corto en comparación con el tiempo que tarda en degradarse”, relató. 

Al respecto sobre el uso de plásticos la joven profesional enfatizó: “No es que el plástico sea malo, tiene utilidades necesarias, pero los paquetes que rodean nuestra vida pueden ser prescindibles. En cuanto a plástico de un solo uso hicimos enfoque en los envases porque hay otras cosas en las que ya existen alternativas sustentables, por ejemplo en vez de usar cubiertos plásticos, llevarse los propios”. 

 

Importa el contenido y el continente

Cuando Graneleando Rosario reflexionó sobre qué tipos de residuos generamos más, seleccionó a los envases. Leonardelli explicó “vamos al supermercado porque es más fácil. Compramos lo que necesitamos, pagamos y ya está. Lo que alentamos es pensar otra forma de consumo, ubicar los locales donde podríamos comprar a granel, llevando nuestro propio envase”. 

¿Cómo funciona? “Creamos un mapa, abierto a todo público, que sea colaborativo, cargamos los locales que la gente frecuenta pero también los que quieran sumarse. Comenzamos relevando a pie los almacenes, venta de articulos de limpieza, y dietéticas cercanas que teníamos cada uno y los cargamos en el mapa. Si algún local no está en el mapa y nos solicita aparecer, les pasamos un formulario para que cargue sus datos, y luego lo cargamos al mapa. Si bien tenemos locales cargados, todavía faltan muchos. Igualmente es muy bueno que se quieran sumar porque ello significa que asumen su responsabilidad.”.

En el equipo que integra Gabriela junto con Martín Jacobo, Leonel Pesce, Gilda Suárez y Sebastián Muia no se consideran especialistas en temáticas ambientales, ni en la gestión de redes sociales que comenzaron a hacer funcionar en diciembre de 2019. De hecho, son una Licenciada en Relaciones Internacionales, dos Ingenieros Industriales, un Ingeniero Químico y un Ingeniero Mecánico.

#ViernesdeGraneleo

Si bien el proyecto es reciente, la entrevistada afirmó tener muchas ideas para hacerlo crecer, cómo darle seguimiento a las redes sociales. “Incentivamos la opinión, creamos los #ViernesdeGraneleo para que las personas se animen a llevar sus envases y se saquen fotos subiendolas a las stories de la red social @graneleandorosario para alentar que otros también lo hagan”.

La referente del proyecto comentó sobre las primeras experiencias de los usuarios “Al principio algunos se quejan, como cuando se reemplazaron las bolsas de plástico por las de friselina, pero luego como todo hábito se naturaliza”.

Un pequeño cambio que motiva

En opinión de Gabriela, la esencia del proyecto es poder hacernos conscientes de consumidor a consumidor. Dejar de esperar que se hagan cosas grandes para luego cambiar nosotros. Por más que haya productos que ya están envasados, podemos elegir otro modelo de consumo, dónde va la basura. 

Asimismo como consumidora a granel “todavía tengo que avisar de antemano al vendedor que traje mi envase, estaría bueno que los vendedores consulten si quieren las bolsitas o si trajiste un envase”. 

En su mensaje final, la joven de Granelando Rosario indicó que la propuesta comunicacional está dirigida a los jóvenes porque están más predispuestos a cambiar, los más grandes se rehúsan más. “A preguntarse cosas incómodas, con respuestas incómodas, de hacerse responsable cada uno de la basura que genera, cómo mitigarla”, concluyó.

Temas en esta nota