El rol del agro en la negociación de la deuda: se teme por el impacto en el sector

La posibilidad de incluir un cupón atado a las exportaciones genera desconfianza.

Por |
12deJuniode2020a las10:48

En la negociación por la deuda entraría en juego una variable de la economía (VRI, según las siglas en inglés), que en este caso serían las exportaciones.

El agro mira de reojo esta posibilidad por el impacto de un acuerdo de estas características (US$ 6,3 de cada U$S 10 que se exportan son del sector), que podría incluir políticas sectoriales que condicionen aún más la producción de aquí en adelante.

En la última reestructuración de la deuda se hizo algo similar, pero con un VRI atado a la evolución del Producto Bruto Interno (PBI). Luego se acusó al kirchnerismo de manipular las estadísticas para evitar tener que pagar este cupón.

Mauro Cognetta, Magister en Finanzas de la UNR y asesor independiente explica que lo que buscan los acreedores es un ajuste corriente en dólares y que no avanzó la posibilidad de auditoria por parte del Fondo Monetario Internacional. Entonces el cupón atado a exportaciones se utilizaría "para que el Gobierno no pueda tener injerencia sobre los índices como pasó en otra oportunidad".

David Miazzo, economista de la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de la Argentina (FADA), advierte que, de concretarse esta posibilidad, y ante una crisis en la balanza de pagos el Gobierno puede decir "mejor pisemos las importaciones antes de hacer crecer las exportaciones".

Ver también: La propuesta de la cadena de la soja para eliminar retenciones sin impacto fiscal

Miazzo agrega que con el escenario actual "se alinean los objetivos desde el punto de vista de deuda para hacer ese tipo de cosas", ya que las retenciones están en el 33 % para el complejo soja y en 12 % para trigo y maíz, aunque con la posibilidad de un aumento al 15 % si el Gobierno lo quisiese.

Juan Manuel Garzón, economista del IERAL de Fundación Mediterránea, considera poco probable que un acreedor valore mucho la cláusula: "Si hay algo que tuvo el último gobierno de Cristina Fernández de Kirchner es un fuerte sesgo en contra de las exportaciones", destaca.

Con Cristina como vicepresidente en ejercicio, Garzón considera que tiene mucha influencia sobre algunas decisiones de política económica: "Los acreedores seguramente toman nota de esto y de lo sucedido en el pasado".

Ver también: De Néstor hasta Alberto: con qué presidente fue mayor la carga sobre el sector agrícola

El economista del IERAL cita la suba de Derechos de Exportación (en diciembre 2019 y marzo 2020), las crecientes restricciones al acceso de dólares, la retirada de la mesa de negociaciones del Mercosur y la reciente intención de estatizar una de las principales empresas agroexportadoras: "Son decisiones de política que van en la misma línea de los gobiernos de Cristina Kirchner, claramente en contra de un sector exportador dinámico", señala en relación al agro.

Además, asegura que "hay una desconexión clara entre lo que, aparentemente, desea ofrecer el Ministro de Finanzas a los acreedores, y toda una batería de decisiones que se están tomando en otros ámbitos y áreas del gobierno".

La consultora Delphos explica que las negociaciones entre el gobierno y los bonistas siguen hasta hoy a las 18,30 horas, pero podrían prorrogarse hasta el martes en un ida y vuelta que busca lograr ciertos consensos básicos. En este sentido, la nueva propuesta modificada no llegaría sino hasta el próximo viernes.

"El VRI atado a las exportaciones agrícolas ya sería un hecho, mientras que ahora se discute algún tipo de pago o premio inicial para los que acepten ingresar al canje en esta próxima etapa", señalan.

Santiago del Solar, ex Jefe de Gabinete de Agricultura, advierte una "improvisación" en los temas que impactan sobre el sector, lo que termina repercutiendo sobre la inversión que están haciendo actualmente los productores para la campaña 2020/21, en donde se esperaba una importante superficie con trigo.

“Todos los días tenes algo de mucho impacto que afecta la confianza, que es el principal insumo para producir“, señala y anticipa que podría haber una menor inversión para el nuevo ciclo.

La "improvisación" que cita Del Solar tiene que ver con las medidas de las últimas semanas, como el mayor cepo a importaciones que luego se terminó adecuando, y más recientemente con el gran impacto que generó el anuncio de expropiación de Vicentin.

Temas en esta nota