Dos posibles escenarios económicos para la campaña 2020/21: uno de crisis y otro de convergencia

Se plantea un escenario relativamente optimista y otro donde los desequilibrios actuales, especialmente los monetarios, derivan en una nueva devaluación.

Por
Dos posibles escenarios económicos para la campaña 2020/21: uno de crisis y otro de convergencia
29deJuliode2020a las09:22

El último informe macroeconómico de CREA analiza las principales variables que afectan al negocio agropecuario de cara a la nueva campaña.

A partir de una situación económica “base” al cierre de la campaña 2019/20, desde CREA realizaron dos posibles escenarios de cómo podrían moverse e interactuar entre sí, las distintas variables (inflación, dólar, poder adquisitivo del salario, entre otras).

De esta manera, "si bien el futuro no es binario y las contingencias posibles son múltiples, plantearemos un escenario relativamente optimista y otro donde los desequilibrios actuales, especialmente los monetarios, derivan en una nueva devaluación", señalan.

De acuerdo al relevamiento, las principales características de la situación macroeconómica al cierre de la campaña 2019/20 son los siguientes:

  • El mundo parece haberse comenzado a recuperar tras un impacto inicial muy fuerte del Covid -19 en la economía.
  • En Argentina, la pandemia dejará una situación social complicada y una economía con muy bajos niveles de actividad de cara a la próxima campaña.
  • El consumo del mercado interno se encuentra afectado tanto por la pérdida de puestos de trabajo como por el menor poder adquisitivo del salario.
  • El déficit fiscal creció fuertemente y su financiamiento implica una importante emisión monetaria que a su vez genera bajas tasas de interés en pesos.
  • Pese a la elevada emisión, el ritmo inflacionario incluso se redujo en los últimos meses, probablemente por la caída en la circulación de dinero producida por la cuarentena.
  • El dólar se encuentra en un régimen de “flotación sucia”, que mantiene la competitividad del tipo de cambio en un contexto de fuertes restricciones en el mercado oficial de cambios. 

Por otro lado, desde CREA elaboraron dos escenarios para intentar proyectar como podrían ser las condiciones macroeconómicas para la próxima campaña. 

Escenario de convergencia

Se supone que el Gobierno arregla satisfactoriamente la actual renegociación de la deuda con los acreedores y el clima financiero internacional continúa siendo favorable como en los últimos meses.

Bajo este escenario, se podría esperar para la próxima campaña:

  • El dólar que mantendría su competitividad actual, sin grandes saltos. No es esperable una baja en las retenciones ni un relajamiento substancial del cepo.
  • Una recuperación, desde niveles muy bajos, de la economía. El consumidor del mercado local estará en mejor situación que en 2020, pero difícilmente se recupere en sólo un año el terreno perdido por la pandemia.
  • Las tasas de interés serían más altas que las actuales producto de la necesidad del Gobierno de administrar el excedente monetario generado durante la pandemia.
  • No es esperable una reducción de la inflación e incluso sería superior a los niveles de los últimos meses, los más bajos desde 2017, que fueron muy afectados por la baja en la circulación producto de la cuarentena

Escenario de crisis

En este escenario, desde CREA suponen que el Gobierno no logra administrar la compleja situación actual y se produce una nueva devaluación acompañada de una aceleración inflacionaria.

En principio, un deterioro de las condiciones externas, como una mala cosecha, no arreglar con los acreedores o que se deterioren las condiciones financieras internacionales, puede agravar o precipitar el problema, pero las condiciones locales por sí mismas ya son de por sí desafiantes. 

Para concluir, podría plantearse un escenario de crisis con las siguientes características:

  • Devaluación seguida de una aceleración inflacionaria, que podría derivar en el ingreso a un régimen de alta inflación, pero difícilmente en una hiperinflación.
  • Recuperación muy leve de la economía justificada por el levantamiento de las restricciones en el marco de la pandemia.
  • A corto plazo, las tasas de interés se volverían más negativas en términos reales, pero a mediano plazo podría haber un problema de disponibilidad de crédito.
  • Independientemente de las perspectivas para la próxima campaña, estabilizar niveles inflacionarios superiores a los actuales es una tarea de elevada complejidad para los próximos años.

Conclusión de CREA

Como puede verse, desde CREA explican que Argentina enfrenta desafíos no menores para la próxima campaña, teniendo en cuenta que, a una situación interna caracterizada por un elevado déficit fiscal y una importante emisión monetaria para financiarlo, se suma un contexto internacional que, si bien parece haber comenzado a mostrar signos de recuperación, continúa siendo incierto.

En este marco, proyectar el futuro es difícil debido a la interacción de múltiples variables que, además, no son solo económicas si no también políticas y sociales. Por ejemplo, la trayectoria del déficit fiscal, que determina a su vez el ritmo de emisión monetaria, depende la voluntad del Gobierno de avanzar en su corrección y de administrar los múltiples pedidos de asistencia estatal que ocurrirán tanto durante como después de la pandemia.

Así, a lo largo de este Informe intentamos construir dos escenarios, de entre todos los posibles, que delineen cual podría ser el movimiento esperado de las variables, su interacción y los factores que llevarían a esa dinámica.

En ese sentido, el principal interrogante es si se logrará gestionar los actuales desequilibrios monetarios y fiscales o si ellos desencadenarán en una nueva devaluación y una aceleración de la inflación.

Acceda al informe completo.

Temas en esta nota

Seguí leyendo