El creador de la economía "azul" y sus proyectos: paga hasta 5 veces más a los productores que lo acompañan

Invita a pensar en agregado de valor y no en toneladas de biomasa.

Por
El creador de la economía "azul" y sus proyectos: paga hasta 5 veces más a los productores que lo acompañan
27deAgostode2020a las21:06

El creador del concepto de Economía Azul, Gunter Pauli, ofreció un panel en el marco del Congreso Aapresid.

Pauli explicó que “como toda economía, la economía azul busca generar valor agregado. En cuanto al color, es simple: es azul porque no somos verdes. La economía dicha ´verde´ ha demostrado ser costosa, estandarizada y globalizada y no muy sustentable si pensamos cómo siguen creciendo el desempleo, la pobreza, y la malnutrición”, sentenció el belga.

La Economía azul se basa, como primer principio, en utilizar lo disponible localmente. Lo que naturaleza ya nos ofrece. “He visto como cosechan los granos de trigo o soja en Argentina dejando todo ese rastrojo en el campo. Por supuesto, es necesario para alimentar la tierra. Pero ese rastrojo podría usarse primero como alimento para cultivar hongos, creando un nuevo producto, más valor. Aprovechando en cascada lo existente, tal y como lo hace la naturaleza”.

Lo anterior se relaciona con un segundo principio de esta economía: “Pensar en agregado de valor y no en toneladas de biomasa. Observar el sistema e identificar donde esta el valor agregado, como puedo sacar el máximo dinero con lo que tengo”, comentó en el marco del Congreso Aapresid 2020.

Ejemplos de economía azul

Para ponerlo en ejemplos, Pauli habló de su proyecto para el aprovechamiento de cardo: “Mientras para la mayoría el cardo es una maleza nosotros lo usamos como cultivo perenne para regenerar el carbono en la tierra. Si pensáramos en términos de producción de kilos de soja o maíz que dejaría de vender para sembrar cardo, no vemos el valor. Pero si pienso en el potencial del cardo para la fabricación de bioplásticos con ganancias de hasta 3.700 Euros ha/año, la percepción cambia”.

Otro ejemplo es su proyecto en café: “Vimos como se desecha el fruto del café para aprovechar sólo la pepita, cuando ese fruto es uno de los más ricos en concentración de antioxidantes. Pensando como lo hace la Naturaleza, para quien no existen los desechos, hoy lideramos proyectos para desarrollar subproductos con ese fruto que nos permite pagar al productor 5 veces más por su materia prima”.

La economía azul busca recrear la acción de la naturaleza: “He visto bosques como los de la Patagonia o Misiones generar entre 250 y 500 tn de biomasa fresca al año, mientras la agricultura 5. Hemos sustituido un sistema natural productivo por otro poco eficiente. Perdimos de vista eficiencia de la naturaleza”.

En cuanto a la aplicación de estos principios en Argentina, Pauli señaló que “si bien una de las limitantes es la dificultad que tiene el productor para integrarse, es importante que apunten a unirse en cooperativas y buscar inversionistas industriales. Para esto es clave involucrarse en la cadena y ver a la producción de forma holística, pero por sobre todo tener objetivos claros, y aquí repito: identificar dónde está el valor agregado; qué es lo que el mercado pide”.

En países como Argentina, esto requiere, necesariamente repensar escala: “Con sus grandes planicies de miles de hectáreas, la tentación de estandarizar la producción a gran escala es grande. Pero los invito a cambiar el enfoque de economía de escala por el de economía de alcance (scope en inglés) que apunta a obtener múltiples ingresos de un misma materia prima o cultivo”.

Temas en esta nota

Seguí leyendo