Radiografía de Santa Fe: cómo se encuentran el trigo y el maíz a 15 días de las lluvias

El INTA informó un relevamiento del estado de cultivos en la provincia. Las precipitaciones caídas permitieron un respiro, pero el déficit de agua es importante.

Por
Radiografía de Santa Fe: cómo se encuentran el trigo y el maíz a 15 días de las lluvias
15deSeptiembrede2020a las07:43

La situación hídrica generó que la campaña sea compleja y que el monitoreo sea constante. A esta situación se sumó la amplitud térmica y un mayor número de heladas, lo que provocó que los cultivos se vean comprometidos. 

Según la zona de la provincia que se analice, hay realidades distintas en cuanto a rendimiento y humedad en el suelo. Por este motivo, desde el INTA recomiendan tener en cuenta la temperatura del suelo, conocer los pronósticos de mediano plazo para ajustar las fechas de siembra y hacer una buena elección de la variedad de cultivos que mejor se adapte a las condiciones ambientales. 

Ver también: La información necesaria para la campaña de soja

Relevamiento del INTA Rafaela, Oliveros y Reconquista según la región.

Trigo

Zona Centro

El INTA señaló que el cultivo evidenció signos de estrés por sequía durante el mes de agosto y la situación empeoró de Norte a Sur. En el Departamento San Cristóbal el estado del cultivo es de bueno a regular, con rendimientos estimados entre 1000 y 3000 kg/ha.

En los Departamentos del centro, si bien el estado general es bueno, las condiciones climáticas (sequía y heladas) retrasaron su desarrollo y crecimiento no permitiendo que logre cubrir los surcos.

En los Departamentos del Sur de la región centro, la situación es más compleja. El estado de los lotes es de regular a mala. Se esperan mermas de rendimiento de 15 a 35% y hasta más del 50% en sectores del Departamento San Martín.

El estado fenológico es de macollaje a encañazón, por lo que las lluvias de los primeros días de septiembre ya no van a producir nuevos macollos.

Zona Sur

Durante el período vegetativo de los trigos de ciclos de madurez largos e intermedios hubo escasas a nulas precipitaciones. Esta situación se extrapola a toda la región sur de la provincia. Como consecuencia de ello, en algunas partes no se sembraron los cultivares de ciclos de madurez cortos por falta de humedad.

Por otro lado, en esta campaña se dio una gran amplitud térmica y la ocurrencia de un mayor número de heladas, de gran intensidad, agravados por la falta de humedad comprometió aún más el normal crecimiento del trigo, como así también de la cebada y los verdeos de invierno. Se observaron diferencias entre las variedades que toleraron y las que fueron susceptibles a las heladas.

Con una campaña marcada por estas condiciones climáticas, se espera que el trigo no supere los rendimientos promedios (3000 kg ha¯¹). El estado de los lotes de trigo varía entre pleno y finales de macollaje y, otros más avanzados, en inicio de encañazón. Cabe recordar que el momento de mayor consumo de agua y de nutrientes por este cultivo, se produce en el estado desde inicio de encañazón.

Las lluvias graduales del mes de septiembre (que oscilaron entre los 20 y 40 mm), permitieron infiltrar un mayor porcentaje de agua en el perfil de los suelos, y ser aprovechadas por el cultivo que está cercano a entrar en su período crítico. En líneas generales, los rendimientos van a estar condicionados por factores como la genética del cultivar elegido (demostrando diferencias varietales respecto a la mayor o menor susceptibilidad a enfermedades y a las heladas), cuestiones de manejo como las rotaciones, los cultivos antecesores, fecha de siembra, la fertilización, y los cuidados del cultivo. 

Las lluvias generaron ambientes propicios para la aparición de enfermedades, principalmente de royas. Se recomienda aumentar los monitoreos.

Zona Norte

Como consecuencia del estrés hídrico y térmico, se estima una caída entre 50 y 70% del rendimiento del cultivo en el Departamento Obligado, sin contabilizar que al menos un 15 % de la superficie sembrada está perdida.

Las escasas precipitaciones y la marcada amplitud térmica, afectó el crecimiento y desarrollo. El cultivo, acortó días a floración. Las precipitaciones registradas en la última semana y las que puedan registrarse en lo que resta del ciclo, no cambiarán la situación.

Ver también: Toma de decisiones mirando el pronóstico: cuáles son las perspectivas climáticas para la campaña

Las estructuras florales están diferenciadas en el cultivo que no llega a interceptar el 40 % de la radiación incidente.

Las pérdidas de rendimiento proyectadas en la presente campaña del cultivo de trigo, se debe a factores abióticos. Se estima rendimientos entre 600 y 1000 kg/ha.

Maíz de primera

Zona Centro

Comenzó la siembra de algunos lotes sin la humedad óptima. De no producirse precipitaciones importantes, en los próximos días podría peligrar la continuidad de la siembra debido a las escasas reservas de humedad en el perfil de suelo. Se estima que la superficie sembrada será menor. Los lotes destinados a este cultivo, se ocuparían con soja o maíz tardío.

Zona Sur

En virtud de los pronósticos climáticos para los próximos meses, donde se prevé que las temperaturas entre septiembre, octubre y noviembre sean superiores a la normal y que las lluvias sean por debajo de lo normal, los sistemas productivos que planificaron hacer un maíz de primera están a la espera de una buena recarga del perfil hasta principios de octubre.

Otros están en la búsqueda de alternativas de producción, optando por el cultivo de girasol o de sorgo aprovechando el buen precio actual.

También se presenta como estrategia productiva hacer un maíz de segunda o tardío en diciembre. En cuanto a la soja, se prevé hasta el momento que la superficie sembrada se mantenga de manera similar a la campaña pasada.

Temas en esta nota

Seguí leyendo