La zona núcleo y el noroeste argentino necesitan hasta 100 milímetros para recomponer los perfiles del suelo

"Ningún pronóstico de corto plazo está convalidando algo semejante", destaca el Dr en Ciencias Atmosféricas, Jose Luis Aiello.

Por
La zona núcleo y el noroeste argentino necesitan hasta 100 milímetros para recomponer los perfiles del suelo
18deSeptiembrede2020a las08:04

Jose Luis Aiello destaca que en la zona núcleo, en los últimos siete días se han registrado algunas lluvias: "En general han sido débiles, inferiores a los diez milímetros, concentradas en el noreste del Chaco y en el centro sur bonaerense", comentó en una nota a la Bolsa de Comercio de Rosario.

Una vez más, las lluvias no lograron avanzar hacia el centro del país. Y menos aún a los sectores del noroeste donde la situación hídrica es cada vez más comprometida.

"Al inicio de septiembre, las lluvias fueron generosas en parte de la zona núcleo, llegando incluso hasta el centro este de Córdoba y sur de Santa Fe. Estas zonas, ubicadas más hacia el oeste del país, arrastraban reservas muy exigidas y recibieron el inesperado alivio con esperanza", agrega.

Lamentablemente, el tránsito de la primera quincena del mes repitió la ausencia pluvial que fue casi una constante durante el último semestre. Este retorno a un escenario de lluvias ausentes está diluyendo rápidamente la leve mejoría alcanzada, impidiendo una recuperación hídrica estable para los cultivos altamente afectados de la región mediterránea. Más aún si consideramos que los sectores de los que estamos hablando recibieron las precipitaciones a principios del mes con perfiles en condiciones de sequía.

Los acumulados, aunque aceptables, apenas fueron suficientes para recomponer la capa superficial de los suelos: "Para poner en contexto las condiciones a las que deberán enfrentarse las siembras en lo que resta de septiembre, es suficiente con evaluar cual es la probabilidad concreta de que la región mediterránea reciba las lluvias necesarias para normalizar la situación de sus suelos".

Actualmente las zonas más deficitarias de la región núcleo y del noroeste argentino requieren precipitaciones con acumulados, en promedio, entre 80 y 100 milímetros para recomponer los perfiles del suelo. Para esas regiones y para el mes de septiembre, las estadísticas señalan precipitaciones promedios de 30 a los 60 milímetros, valores que caen precipitadamente hacia el noroeste.

"Aun tomando como el mejor de los casos él límite inferior de las necesidades y el superior de las estadísticas, la segunda quincena de septiembre debería proveer acumulados iguales a los que históricamente corresponden a los treinta días del mes", agrega Aiello.

"Ningún pronóstico de corto plazo está convalidando algo semejante, por lo menos para los próximos diez días. Esto deja un panorama casi inexorable para los cultivos de altas chances de estrés hídrico. La transición pluvial hacia el mes de octubre será más cercana a la escasez que a la normalidad", concluye.

Temas en esta nota

Seguí leyendo