Soja: claves para achicar brechas de rendimiento mediante nutrición eficiente

Los diferentes desafíos a los que estará expuesta la soja esta campaña se pueden minimizar achicando brechas y soluciones logísticas.

Por |
27deOctubrede2020a las18:50

“Lo mejor que se puede hacer para pensar una fertilización, es cumplir los 4 requisitos básicos” explica Pablo Alles, especialista en nutrición de Amauta, al mismo tiempo que resalta la importancia de la tecnología: “muchos productores están empezando a pasar del commoditie a productos diferenciados porque ven una respuesta al agregado de nutrientes y ven la posibilidad de poner fuentes que son más eficientes y permiten bajar dosis”.

Quizá estas dos cuestiones sean las principales para lograr una buena nutrición de la soja, especialmente en días de siembra y con la posibilidad de una campaña con precipitaciones por debajo de lo normal para lo que resta.

El mismo Alles profundiza en la importancia de las nuevas tendencias tecnológicas para la nutrición de los cultivos, haciendo hincapié en la logística: “bajar dosis representa un beneficio al productor. Cuando uno piensa en aplicación de vía foliar, también pensamos en subirse a una aplicación ya planificada y corregir deficiencias que pueda tener el cultivo. Por ejemplo si no pudimos corregir el zinc con la fuente de base, lo podemos hacer foliar junto con el glifosato en el cierre de surco. El boro también se puede con una pasada por hacer junto con herbicidas o fungicidas incluso más adelante con un fisioestimulante para defender el rendimiento desde el arranque”.

Conocé la sucursal online de Amauta

Nutrición eficiente

También el especialista destaca la importancia de cumplir con los requisitos básicos de la nutrición -las famosas 4Rs- en esta campaña en particular: “En un año como el que se presenta, debemos extremar los cuidados y usar fuentes de bajo riesgo de fitotoxicidad, o alejar el fósforo de la semilla y ponerlo al costado de la línea de siembra”.

Para el arranque, Pablo cuenta que es importante poder agregar zinc, ya que “se viene viendo deficiencia en zona núcleo, y es de baja movilidad. Si lo podemos incorporar junto con el fósforo estamos solucionando dos problemas y hacemos más eficiente la nutrición. La nutrición balanceada que se habla para otros cultivos también aplica para soja”.

 

Temas en esta nota

Seguí leyendo