¿Por qué es importante contar con una “obra social” para el camión?

El especialista Sebastián Varga, coordinador de Soluciones Integrales de Volvo Trucks Argentina destaca la importancia y los puntos principales a tener en cuenta al momento de contratar un plan preventivo de mantenimiento del vehículo.

Por |
¿Por qué es importante contar con una “obra social” para el camión?
11deEnerode2021a las15:28

Una buena cobertura médica, una obra social o prepaga, es esencial para el cuidado de la salud y la prevención de riesgos de cualquier persona o familia. Su importancia es tal, que se encuentra entre los principales requisitos que contemplamos cuando acordamos el ingreso a un nuevo trabajo o cuando decidimos en forma privada contratar un plan médico. En ambos casos, analizamos las prestaciones antes de hacer la elección: observamos si incluye un buen plan de cobertura, centros médicos de calidad, especialistas destacados y que todo esto esté acompañado por un servicio de atención al cliente que se adapte y contemple nuestras necesidades.

Ahora bien, ¿vale extrapolar estas consideraciones cuando se adquiere un bien de capital como es un camión? Desde Volvo, afirman que tener una “prepaga” que cubra necesidades básicas de mantenimiento del vehículo es un factor clave en la inversión que realizamos para contar, no solo con los vehículos más eficientes, sino también con los mejor cuidados y con mayor disponibilidad del mercado.

Los denominados ‘Contratos de Mantenimiento Preventivo’ de Volvo Trucks Argentina son una cobertura que le da previsibilidad al transportista para absorber las contingencias mediante las acciones correctivas, pero también para que tengamos sistematizado en un plan organizado el mantenimiento básico y el control regular del vehículo, como cuando nos hacemos un chequeo médico para evitar imprevistos.

¿Qué tiene que tener, entonces, un contrato de mantenimiento preventivo para que sea eficiente y cumpla con lo que necesitan nuestros vehículos?

Igual que con con la cobertura de salud, que cuenta con distintos planes según la necesidad de cada persona, la oferta de estos contratos debe ser variada, con la flexibilidad para adaptarse a los requerimientos del cliente.

Sin embargo, hay cuestiones básicas a tener en cuenta. Una de ellas es la previsibilidad, donde la marca deberá ofrecer costos en función de un estimado de uso que el cliente le dará a su camión.

“Un contrato de mantenimiento preventivo debe incluir las revisiones necesarias al vehículo, con la cobertura de los insumos que estas exijan, como lubricantes y cambio de filtros, entre otras.  En Volvo, por ejemplo, el modelo contractual más común está pensado para un camión que recorre en promedio 180.000 kilómetros al año, por lo que se estipulan por anticipado cuatro servicios anuales” comenta Sebastián Varga.

Además, debe contemplar un mix de repuestos básicos, que varían según cada modelo, para la cobertura correctiva, es decir aquellas contingencias que trascienden el control preventivo. Es importante destacar también, que debemos asegurarnos que la provisión de estos repuestos exija que los mismos sean originales de la marca y que la atención sea a través de técnicos certificados por la firma.

Asimismo, Varga destaca “Así como observamos que nuestra cobertura médica alcance a centros médicos en distintos puntos del país, lo mismo ocurre con el lugar en donde poder realizar un mantenimiento del vehículo. De nada sirve tener una buena cobertura si para ejecutarla tenemos que movilizarnos a puntos muy distantes. Por eso es fundamental que los puntos de servicio estén distribuidos en todo el territorio como es el caso de Volvo, que cuenta con 22 puntos de servicio distribuidos en todo el país”.

Talleres in situ, como tener un médico al alcance de la mano

La instalación de talleres in situ, se puede comparar como tener un médico en casa, o el servicio médico dentro de la compañía. Esta clase de talleres son una de los mayores diferenciales de los servicios de posventa y un complemento esencial en los contratos de mantenimiento preventivo. Se trata de establecer, dentro de la sede de la empresa de transporte que tiene sus unidades bajo cobertura, un taller, perfectamente equipado, con oficina técnica, almacén de repuestos, fosas o elevadores y las herramientas necesarias para realizar todas las operaciones de servicio al igual que en un concesionario oficial.

Los talleres in situ están pensados para transportistas con flotas mayores a las 30 unidades y el objetivo es que la empresa no tenga que movilizar sus unidades para mantenimiento y reparación hasta donde se encuentre el concesionario más cercano.

El mayor beneficio de estos talleres, además de la comodidad para la empresa, es que los mismos no tienen costo para el cliente, ya que las herramientas y la estructura las provee Volvo Trucks y solo se necesita disponer de un espacio de 30 metros cuadrados para montar uno.

¿Cuáles son los beneficios de tener una ‘obra social’ para nuestro camión?

Ante todo, prolongan la vida útil del vehículo y aseguran tanto su productividad como el correcto control de costos.

Permiten, además, incrementar la disponibilidad de las unidades en ruta y optimizar los resultados finales.

Un camión con un buen mantenimiento también es más confiable y eficiente.

Los vehículos con este tipo de mantenimiento tienen mayor valor en el mercado de usados.

Y fundamentalmente, una buena cobertura de mantenimiento preventivo y correctivo permite que el transportista se concentre exclusivamente en su negocio, dejando el cuidado del camión en manos de quienes mejor lo cuidan.

Visitá la sucursal de Volvo Trucks en Agrofy aquí

Temas en esta nota

Seguí leyendo