"La maldición de exportar alimentos": diputada kirchnerista intentó explicar la polémica frase

Por otro lado, una economista especializada en agro advirtió: "Están preparando el terreno para una intervención".

Por
"La maldición de exportar alimentos": diputada kirchnerista intentó explicar la polémica frase
14deEnerode2021a las13:50

"Tenemos la maldición de exportar alimentos, de modo que los precios internos son tensionados por la dinámica internacional. Es imperioso desacoplar precios internacionales y domésticos, ya que los domésticos deben regirse por la capacidad de compra (en pesos) de los argentinos", comentó ayer la diputada nacional por la provincia de Buenos Aires, Fernanda Vallejos.

La frase despertó todo tipo de críticas por la relevancia que los envíos al exterior del sector agroindustrial tienen sobre la economía del país. La Fundación FADA destaca que Argentina ocupa el 1º puesto como exportador de aceite y harina de soja, yerba mate y porotos. 2º exportador mundial de maní. 3º exportador de girasol, maíz, soja y peras. 4º en cebada cervecera. 5º carne de vaca, camarones, langostinos, té negro y leche en polvo. Y la lista sigue, con un amplio repertorio de economías regionales posicionadas a nivel internacional. 

Además, las exportaciones del sector representan 7 de cada 10 dólares que ingresan al país.

Ver también: El "motor de empleos" de las exportaciones agroindustriales, clave para "mostrarle a los argentinos que hay futuro"

En este sentido, luego de la polémica, Vallejos comentó: "En algo estamos de acuerdo. Las exportaciones son vitales, porque son fuente genuina de divisas (no así el endeudamiento) indispensables para sustentar el crecimiento. De allí, la restricción externa, debida a su escasez. Necesitamos exportar más. Sobre todo valor agregado, trabajo argentino".

Al mismo tiempo, agregó: "El problema de Argentina (uno de ellos) es que exportamos lo que comemos (o lo que come el ganado que comemos, ej. maíz). Por eso, cuando aumenta el precio de nuestras exportaciones (algo bienvenido) se tensiona el mercado interno, el precio de los alimentos. Ergo: hay que desacoplar precios". Esta referencia la hizo buscando excusar la intervención que días atrás hizo el Gobierno sobre el mercado del maíz.

"(El desacople de precios) primero se debe hacer por la justicia social: el pueblo tiene q comer. Segundo si no acotás la inflación importada (impacto del precio internacional de la canasta de exportación) entrás en una carrera precios-salarios, donde pierden los laburantes/consumidores, se debilita el mercado interno y no hay crecimiento", consideró.

"Están preparando el terreno para una intervención", consideró la economista Rosario Campos, en respuesta a los dichos de Vallejos, haciendo referencia a que llamar una "maldición" a la exportación es un concepto erroneo. "Cualquier intervención lo único que trae es reducción de la producción, lo vimos en el pasado", agregó en una entrevista con Laura González (Radio Mitre). "Son teorias que no condicen con la realidad".

Ver también: En 6 gráficos: un economista explica el "shock de oferta" detrás de los Roes

"El problema no es el precio de los alimentos, es el ingreso de los argentinos. Y ahí el problema es la inflación", añadió Campos. "Somos el segundo país de América Latina con mayor inflación". "Tenemos déficit fiscal muy elevado y se termina emitiendo, está ahí el problema, no en el precio de los alimentos", concluyó. "Debemos trabajar para tener una moneda fuerte".

"Pisar el precio de los alimentos solo conduce a menor producción de bienes en los que Argentina es competitivo y a desaprovechar oportunidades. La inflación en Argentina se explica principalmente por el financiamiento del déficit fiscal a través de la emisión monetaria".

Temas en esta nota

Seguí leyendo