Gasoil: el bolsillo del productor deberá desembolsar 6.220 millones de pesos extra por el aumento

Citan que es "un escalón más de incremento a la cuasi confiscatoria presión fiscal que se ejerce sobre todos los sectores productivos de la Argentina".

Por
Gasoil: el bolsillo del productor deberá desembolsar 6.220 millones de pesos extra por el aumento
19deEnerode2021a las15:03

La petrolera YPF dispuso un aumento de precios del 3,5% promedio de sus combustibles a partir de las 0 del último sábado, lo que incluye el ajuste diferencial por el incremento del componente impositivo de la nafta y el gasoil. 

Este aumento incluye el incremento del Impuesto a los Combustibles Líquidos (ICL) y el Impuesto al Dióxido de Carbono (IDC) del 7,7% que entró en vigencia a partir de este viernes, según lo dispuesto por el gobierno nacional.

Bajo este marco, desde Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) advierten que YPF sigue avanzando entre su intención de atar la actualización de los precios y su necesidad de mejorar sus balances, subiendo el precio de un insumo sensible y esencial en las distintas cadenas agropecuarias.

"El gasoil hará sentir una vez más en el año su peso específico dentro de los costos y en el bolsillo del productor con unos 6.220 millones de pesos extra, es decir $ 3,107 por cada litro cargado en el tanque que se le sacaran al sector productivo, (si anualizamos la incidencia de este último aumento del 3,5%), que se suman a los costos de la cadenas agroindustriales argentinas", señalan.

En este sentido, la actualización obligatoria trimestral por IPC del Impuesto a los Combustibles Líquidos, y el impuesto al Dióxido de Carbono empiezan a hacerse sentir en el bolsillo de los productores, hoy en un 7,7%, fruto de la inflación minorista, aumentan la presión fiscal recaudada con cada carga y, es que en algunos casos, ya llega al 47% de lo pagado por la factura de combustible son impuestos.

"Vale decir que solo tomando este último aumento el campo aportará anualmente unos 2.923 millones de pesos en concepto de impuestos. Un escalón más de incremento a la cuasi confiscatoria presión fiscal que se ejerce sobre todos los sectores productivos de la Argentina, pero el bolsillo de estos ya no da para más y los ánimos empiezan a recalentarse casi en línea con los precios de los combustibles", concluyen.

Temas en esta nota

Seguí leyendo