Alberto Fernández respondió al cruce de Lacalle Pou: "No queremos ser lastre de nadie"

Fue en la celebración de los 30 años del bloque comercial. "Nuestro pueblo nos exige avanzar en el concierto internacional”, planteó el primer mandatario de Uruguay.

Por
26deMarzode2021a las13:22

En el acto por los 30 años del Mercosur, el presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou planteó que los miembros del bloque deben avanzar juntos, pero reclamó flexibilizar el bloque regional. “Uruguay necesita avanzar. Nuestro pueblo nos exige avanzar en el concierto internacional”. “Obviamente que el Mercosur pesa, obviamente que su producción pesa en el concierto internacional, lo que no debe y no puede ser es que sea un lastre. No estamos dispuestos a que sea un corset del que nuestro país no pueda moverse”, agregó.

En este sentido, el presidente Alberto Fernández respondió: "No queremos ser lastre de nadie, que tomen otro barco". "Si nos hemos convertido en otra cosa, en una carga, la verdad es que no queríamos ser una carga para nadie, es algo que a uno lo tiren de un barco, y lo más fácil es bajarse del barco". "Terminos con esas ideas que ayudan tan poco a la unidad, para mi es un honor ser parte del Mercosur".

Las diferencias de criterio entre los mandatarios tienen que ver con la propuesta de flexibilización que plantean Brasil, Paraguay y Uruguay, para avanzar en acuerdos con otros bloques, como la Unión Europea.

Con casi 300 millones de habitantes y una superficie cercana a los 15 millones de kilómetros cuadrados, el Mercosur es conocido por su gran potencial en materia de recursos naturales y alimentos.

El bloque vende el 63 por ciento de la soja del mundo, y es el principal exportador mundial de carne vacuna y de pollo, de maíz, café y hierro, así como también es el octavo productor mundial de automotores.

Ver también: Según Jorge Neme, el Mercosur no está para "encarar una apertura ingenua o indiscriminada"

Durante el año pasado hubo un fuerte rechazo de la cadena agroindustrial a la iniciativa que deslizó el actual Canciller, Felipe Solá, de no integrar de manera activa el bloque regional. Esto dio inicio al Consejo Agroindustrial Argentino (CAA), que actualmente se encuentra negociando una ley de incentivos para el sector.

En los 30 años del bloque, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, que se encontraba con el canciller Ernesto Araújo, y el ministro de Economía, Paulo Guedes, dijo que “respecto a la concepción original de Mercosur tenemos que dar ejemplos con resultados concretos, con empleo a los ciudadanos y apoyo a nuestros empresarios y mercancías con menor valor y mejor calidad para los consumidores”.

Bolsonaro reivindicó “la decisión tomada por nuestros países hace tres décadas” al crear el Mercosur e invitó a “sumar esfuerzos a favor de la consolidación de gobiernos democráticos, de ampliación del comercio y la cooperación de nuestros países y asegurar nuestras economías en los mercados internacionales”.

En tanto, el presidente de Paraguay, Abdo Benítez, aseguró que el Mercosur, “desde su nacimiento ha sido una herramienta al servicio de la democracias donde los responsables políticos, trabajadores y empresarios, han encontrado un ámbito de discusión donde abordar y resolver asuntos de su interés”.

Por eso señaló que “todo planteamiento relacionado con nuestro bloque jamás deberá significar un retroceso en cuanto a las conquistas, logros y derechos generados en este proceso. Todo esfuerzo en un Mercosur de futuro deberá sumar y perfeccionar una integración efectiva”.

Asimismo, el mandatario uruguayo Lacalle Pou agregó que “el Mercosur ha tenido más aciertos que errores”, pero aseveró que “eso no nos debe conformar” y llamó a “aterrizar algunas cosas de manera formal”, como ejemplo, pidió “profundizar la zona de libre comercio y rever el arancel externo común”.

En qué se encuentra el acuerdo Mercosur UE

La Bolsa de Comercio de Rosario citó hoy que el Mercosur y la UE incluyen en sus fronteras a más de 780 millones de personas y cerca del 25% del PIB mundial: "El Mercosur podría darle a la Unión Europea una diversificación de productos y mercados que colaboraría en apuntalar su crecimiento económico".

Asimismo, la BCR agrega que una progresiva aprobación del acuerdo por parte de los países miembro podría acelerar la agenda de negociaciones del Mercosur, que incluye el EFTA, Canadá, Singapur y Corea del Sur. Negociaciones multilaterales con mercados de elevado poder de compra abren oportunidades enormes para la diversificación y el mayor eslabonamiento productivo de las exportaciones argentinas y sudamericanas.

El Mercosur logró plazos de desgravación más prolongados que la UE, lo que representa una oportunidad: "La desgravación impositiva a las importaciones provenientes de la UE será sólo inmediata para el 13% del comercio, mientras que el resto se distribuirá en plazos que van desde los 4 a los 15 años. La Unión Europea es uno de los inversores globales más importantes (el segundo de Argentina) y podría colaborar en el cambio estructural para la adaptación de las empresas argentinas y del Mercosur. 

Sin embargo, lo que es una oportunidad también puede ser una amenaza: de no darse una adaptación eficiente, con políticas de incentivo para las inversiones que requieran I&D y conocimiento tecnológico, el debilitamiento de algunas industrias sin un despegue de nuevos sectores productivos podría incrementar las ya elevadas tasas de desempleo del Mercosur.

"Más allá de estas potenciales amenazas, no debe negarse la importancia estratégica del acuerdo. Éste puede ser un dinamizador clave para estimular el crecimiento y desarrollo económico del bloque sudamericano. Una exitosa implementación mejorará la integración del Mercosur en pos de competir, coordinar y comerciar con los países de la Unión Europea", concluye la BCR.

Temas en esta nota