"Socia y compañera", la conmovedora historia de una pareja de contratistas separada por el Covid

José María Basanta y su esposa Alicia compartían la misma pasión por el agro; " Era un pilar enorme", expresó

Por
03deJuniode2021a las09:36

José María Basanta de profesión es ingeniero agrónomo, pero su vocación de servicio, lo llevó transitar 35 años como contratista forrajero, y a emprender numerosas actividades junto a su familia.

Tal como cuenta la historia que difundió Exponenciar, José formó parte del grupo inicial que fundó la Cámara Argentina de Contratistas Forrajeros (CACF), la cual surge después de la crisis del 2001, para encontrarle la vuelta a salir de quiebre. 

“La actividad como contratista fue un factor muy importante en todo el desarrollo humano y económico de nuestra familia”, asegura José, quien tiene 65 años, y vive en Tres Argentos. Allí formó una familia junto a Alicia, con quien tuvo tres hijos: Marcos, José María y María Paz.

“Nuestro lugar de vida siempre fue Tres Sargentos, una población de 400 habitantes, sobre Ruta Nacional 7, entre Carmen de Areco y Chacabuco”, cuenta.

Diez años de novio y casi cuarenta de casados. “Cosas que hoy ya no pasan”, comenta José. Vivían a media cuadra, y compartían la misma pasión: el agro. Nadie hubiese imaginado que con el tiempo serían colegas en ingeniería agronómica, y también pareja.

Socia y compañera

“Toda nuestra trayectoria de vida siempre estuvo relacionada con el campo. Alicia fue socia y compañera inseparable en los desarrollos de la empresa familiar. Primero, junto a mi hermano teníamos un tambo como sociedad. Alicia se encargaba de toda la parte reproductiva. Después dividimos la sociedad con mi hermano, y pasamos a ser contratistas”, relata José.

Conocedor del mercado de la leche como pocos, José siempre defendió los costos reales de los equipos al compararlos en litros de leche pre o post campaña. Dado que trabajó en el departamento de asistencia técnica a los productores de La Serenísima desde el año 1978 al 1986, y Alicia era secretaria. “Luego, en el tiempo armamos una fábrica de Dulce de Leche, compramos una marca muy reconocida en nuestra niñez La Juninense, y allí hacíamos agroturismo”.

A partir del 2008, comenzaron con el desarrollo ganadero en Juan José Castelli (Chaco) y en Laguna (Yema Formosa). “Alicia era un pilar enorme, no hubo un viaje que no fuera y que no viviéramos juntos toda esa la lucha de desarrollar campos que no existían”, recuerda.

Hace más de un mes, su compañera falleció por COVID-19 a los 63 años. Por todo lo vivido y logrado, José no hace más que subrayar la importancia que tiene la familia, y sobre todo la mujer en las decisiones de las empresas.

Mirada positiva

José colaboró en innumerables proyectos internos de la CACF, delineando las bases del sistema de Precios de Referencia y financiación. Organizó más reuniones zonales que ningún otro asociado, tratando siempre de unir a los contratistas de una misma zona, capacitarlos y presentar información de relevancia para el sector.

Quienes lo conocen, aseguran que se caracteriza por su buen humor, una mirada positiva, y la cuota de empatía, una cualidad no menor en los tiempos que corren.

Dedicados al ensilado y henificado de forrajes para alimentación animal, Basanta destacó cual es la mayor responsabilidad como contratista: “Es clave saber que uno está brindando un servicio y de acuerdo con el conocimiento, capacidad y formación, debe buscar la forma de que ese alimento se lleve adelante de la mejor manera posible para que reditúe en lo que el productor necesita: alimento de alta calidad, y energía”. En la misma línea, resaltó; “Es fundamental no fallarle al productor en obtener ese producto de excelencia”.

Reconocimiento

En este sentido, cabe recordar que en la última edición de Expoagro 2020 edición YPF Agro, recibió una gran sorpresa, dado que fue reconocido como contratista por CACF. “No me lo esperaba. Fue una caricia al alma. El galardón recibido fue por la trayectoria de 35 años en la actividad, porque ya estamos retirados de la tarea de contratista, y que hemos desarrollado ganadería en el norte de nuestro país”, recuerda.

Lo tenía muy guardado, pero como anécdota confesó: “Mi hijo Marcos fue cómplice en Expoagro 2020, ya que me llevaron a la reunión de la CACF sin saber del reconocimiento. Expoagro siempre fue una fiesta esperada por toda la familia”.

Temas en esta nota

Cargando...