Qué tener en cuenta para comprar fertilizadoras: cinco consejos

El técnico Santiago Tourn brinda recomendaciones para tener en cuenta a la hora de adquirir esta maquinaria agrícola

Por
14deJuniode2021a las15:02

Elegir maquinaria agrícola es más complejo de lo que se piensa e independientemente de la marca que se escoja, es necesario un asesoramiento y consulta técnica dada la tecnología y prestaciones diversas existentes

En definitiva, se trata de reducir costos y de aumentar rendimientos y eso es algo que tienen en claro técnicos como Santiago Tourn, quien ademas es doctor en Ciencias Agrarias y especialista en Mecanización Agrícola de la Facultad de Ciencias Agrarias de Balcarce.

Expoagro Digital YPF Agro, es una alternativa de consulta que permite observar, comparar y analizar los diferentes equipos antes de tomar la decisión de compra.

5 aspectos para comprar una fertilizadora

Hay que tener presente, al menos, 5 aspectos: el uso que se le dará, la capacidad de trabajo que dependerá también del uso en consecuencia, la calidad de aplicación, un punto central por lo cual hay que trabajar en una buena exploración, el nivel tecnológico asociado a esa calidad y aplicación, y la conectividad.

- Uso que se le va a dar y capacidad de trabajo depende de quién sea el demandante y en este punto inciden tres actores: productor, contratista o productor y prestador de servicio al mismo tiempo. Si nos basamos en el contratista y en el productor, ambos querrán una máquina con alta capacidad de trabajo, lo que implica operar con el mayor ancho de labor posible, con el menor coeficiente de variación que es la forma de juzgar la calidad de aplicación, y con la mayor velocidad posible.

En el mercado argentino hay diferentes niveles de capacidad de trabajo, lo que está dado más que nada por el ancho de labor en el caso de máquinas de disco y por la velocidad de avance en el caso de máquinas de proyección neumática. Ambas pueden lograr anchos de labor muy interesantes que sobrepasan los 30 mts para los fertilizantes más utilizados, por lo tanto, un criterio de selección de estos dos sistemas sería la máxima velocidad que se podría lograr para aplicar diferentes niveles de dosis, ya que a medida que se aumenta la dosis en las máquinas de disco, se pude mantener la velocidad, mientras que en la máquina de proyección neumática esa velocidad tiende a ser menor.

- Calidad de aplicación: En Argentina, este aspecto es muy variable y está atado al nivel de tecnología o desarrollo, pero a la hora de elegir es necesario optar por máquinas que tengan una buena calidad de aplicación de la dosis elegida, lo que significa que la dosis que se eligió para un determinado lote sea la correcta y que no tenga variabilidad, pero también es clave evaluar cómo se aplica esa dosis en el terreno, para lo cual es necesario realizar una exploración que nos ayude a determinar las diferentes calidades de aplicación de las máquinas. Hay máquinas con una calidad mediana o baja de aplicación, y también están aquellas con muy alta calidad de aplicación.

Esa calidad se juzga por el coeficiente de variación de la dosis distribuida en el terreno; las máquinas que apliquen menos del 15% de coeficiente de variación serán máquinas ideales para no tener pérdidas de rendimiento, pero si el coeficiente de variación se ubica por encima de 15% las pérdidas por rendimiento y por mala distribución de las dosis comienzan a aumentar. Para dimensionar este aspecto, en el caso de un trigo de 6.000 a 7.000 kilos, por cada punto de aumento en el coeficiente de variación corresponderán 50 kilos menos en el rendimiento y en el caso del maíz los valores son similares.

-El nivel tecnológico: Este factor está muy asociado a la calidad de aplicación. Por lo general, las máquinas que tienen gran carga tecnológica son las que permiten aplicar grandes anchos de labor con bajo coeficiente de variación. Esa carga tecnológica puede estar dada por una modificación variable de la dosis según el ambiente en el que se quiera aplicar, pero también está determinada por la posibilidad de controlar la calidad de la aplicación, ya sea de forma automática o manual desde la cabina del tractor.  A su vez el nivel tecnológico está asociado al costo de la máquina; de este modo, máquinas con mejor calidad de aplicación y más nivel tecnológico tendrán mayor costo, pero asegurarán un rendimiento en cuanto a la distribución de la dosis y una seguridad anual de que el uso de nutrientes por las plantas será lo más alta posible.

-La conectividad: Hoy se vuelve necesario que la fertilizadora tenga conectividad. Por ejemplo, con un monitor que mida las diferentes acciones que llevemos a cabo; el mismo se conecta a una plataforma a la cual se pueden enviar órdenes de trabajo y que puede recibir mapas de trabajo. Ese feedback se da mediante conectividad y es necesario porque mejora la eficiencia del sistema dado que se genera una mejor gestión de la información y de los lotes cuando se conoce lo que se está haciendo, lo que se hizo y lo que se hará.

Temas en esta nota