Familia Lory: cómo pasaron de vender dos máquinas agrícolas en un año a más de 40 en dos

En pleno año de pandemia, la fábrica de cosechadoras de té, yerba mate y tabaco mejoró su rendimiento con la participación del INTI

Por
15deSeptiembrede2021a las09:19

Las máquinas agrícolas Lory son parte de un proyecto familiar que se potenció durante la pandemia. Se trata de una fábrica de cosechadoras de té, yerba mate y tabaco radicada en Misiones.

La familia Lory sumó diversas asistencias en tecnologías de gestión a través del Instituto Nacional de Tecnología Industrial que le permitieron aumentar exponencialmente sus ventas y ampliar su oferta exportable de productos al sector agrícola.

“Pasamos de vender solo dos máquinas en un año a vender 41 en dos”, resumió Jorge Lory, dueño de la pyme de cosechadoras Lory Máquinas. 

El trabajo llevó cinco años, en el medio se sumó la pandemia, donde los técnicos del INTI Posadas del INTI, aplicaron distintas estrategias de tecnologías de gestión que permitieron instalar una maquinaria innovadora en nuevos mercados. Además, se logró aumentar la capacidad operativa y el rendimiento en la planta, planificar la estrategia comercial y, fundamentalmente, crecer.

Lory Máquinas, un proyecto familiar

Esta fábrica de cosechadoras lleva décadas de historia y se ubica en Oberá, Misiones. El padre de Jorge Lory fue el primero, y comenzó fabricando cosechadoras de té desmontables que se adaptaban a distintos modelos de tractores.

En 2017 la empresa dio un giro con la llegada de David Lory, hijo de Jorge. Él es ingeniero electromecánico e incursionó en el desarrollo de prototipos de cosechadoras y suplementos como alomadoras, desmalezadoras y rebajadoras para el té y otros cultivos.

“En plena crisis de ventas en 2017, ellos tenían un modelo de máquina para cosechar yerba mate que venía a reformular un sistema de cultivos tradicional y que, hasta el momento, no había salido al mercado. Nosotros los asesoramos con el plan de ventas y, para instalar el producto, generamos un evento en yerbales de la ciudad de San José que concluyó siendo un éxito: al cierre de la demostración, lograron vender 10 máquinas”, explicó la técnica del INTI Posadas, Eliana Rojas.

Un ejemplo de empresa familiar

Los expertos del INTI, Rojas y Roberto Guidek, aplicaron diversas líneas de acción. A través de la metodología 5 “S”, lograron reducir en más de un 50 por ciento los tiempos de manufactura de varias piezas y optimizar el proceso completo de fabricación.

En este sentido, comentaron que en 2020 Lory Máquinas fue seleccionada para participar del proyecto Kaizen-Tango. A través de este programa obtuvieron la orientación del experto de JICA, Katsutoshi Ikeda, que se enfocó en la verificación estadística de los flujos de trabajo.

Luego llegó la pandemia y se sumó un nuevo desafío. Además, en el proceso se buscó reducir la contaminación ambiental, aumentar la productividad y la calidad con la instalación de una cámara de pintura electrostática y un lavadero industrial con sistema de absorción de aguas. 

Al mundo

La empresa familiar adaptó la cosechadora para los cultivos de Ecuador. “La probamos allá y quedó funcionando”, recordó Lory. En este sentido, comentaron que esa primera experiencia llegó a oídos de un productor inglés con plantaciones de té en Kenia. 

“Al visitar los cultivos –continuó el fabricante- nos dimos cuenta que, en este caso, eran similares a los de Misiones, así que nuestras máquinas podrían funcionar muy bien ahí. En menos de un año estuvimos otra vez en Kenia con la cosechadora, que incluía accesorios, repuestos y una capacitación”.

De esta manera, Lory ve una buena posibilidad de expansión del mercado que, en el NEA, ya se encuentra mecanizado al ciento por ciento. En países como Kenia, con plantaciones que cubren una superficie siete veces mayor al total local, hay muchos nichos vacantes. “Jamás imaginé que una máquina nuestra iba a estar del otro lado del mundo”, concluyó el empresario al recordar este hito.

Temas en esta nota

Cargando...