El 70 % de los lotes de soja no cubre la necesidad de fósforo

Así lo destacó la encuesta que realizó Fertilizar; además, se concluyó que el manejo frecuente es un manejo “ciego”

Por
El 70 % de los lotes de soja no cubre la necesidad de fósforo
17deNoviembrede2021a las15:38

La fertilización de los cultivos es una práctica que toma mayor importancia. En este sentido. Desde Fertilizar Asociación Civil realizaron una encuesta para conocer cómo fertilizan los productores.

En este sentido, los datos arrojaron que el 70% de los lotes que producen soja tiene nivel de fósforo por debajo de lo que necesita un cultivo normal. Por otra parte, la asociación mencionó que la inoculación de semillas y la fertilización con fósforo son prácticas generalizadas entre los productores de soja.

El especialista en nutrición de cultivos, Martín Díaz Zorita, apuntó que la cuestión tiene su origen en la creencia entre los productores de que “la soja no necesita” del aporte de nutrientes. “Trabajan con dosis que no cubren los requerimientos del cultivo y hacen manejos que no se basan en la realidad de los suelos”, agregó.

Desde Fertilizar destacaron que cuando se corrige con fósforo en forma eficiente, aumentan los rindes y la variabilidad de respuestas desaparece. “De esta forma se logran mejores rendimientos y mayor estabilidad productiva”, destacaron.

Fertilizar soja

El 98 % de los lotes de soja reciben inoculante para la fijación biológica del nitrógeno (N). “Es decir, se reconoce que el N es la columna vertebral del cultivo y que la inoculación está muy difundida”, destacaron desde Fertilizar, pero señalaron que, sin embargo, la práctica no se realiza en la forma adecuada.

“El 80% hace el tratamiento en el mismo lote, al momento de sembrar y en muchos casos en la misma sembradora. Así se pone en riesgo la calidad de la práctica”, afirmó Díaz Zorita.

Por otra parte, el 60% del área tiene aportes en dosis que varían en promedio desde 25 kilos (en campos del oeste) y 60 kg/ha (en el este) de fertilizante. “Pero se lo aplica sin relacionarlo con los ambientes y sin hacer análisis de suelo, ni pensando en la estabilidad del sistema”, aclaran desde la asociación.

Díaz Zorita enfatizó: “La magnitud de respuesta a P puede explicar hasta 40% de pérdida de producción. Es decir que con el solo hecho de mover la dosis hacia arriba, vamos a ver mejoras significativas”.

¿Por qué fertilizar?

Díaz Zorita explicó que la aplicación de fósforo (P) refuerza el surgimiento de los nódulos de las raíces, a los que definió como la fábrica de nitrógeno. “Aplicar fósforo es nutrir adecuadamente al nitrógeno”, elemento al que llamó “la columna vertebral del cultivo de soja”, mencionó.

Al mismo tiempo, remarcó que se realizan ajustes en la fecha de siembra, el control de malezas y la nutrición, la práctica de inocular correctamente explica el 8% de los rendimientos de la soja. “Los cultivos son pantallas solares que capturan radiación y necesitan ser funcionales desde el inicio; ese inicio empieza con el P y la formación de nódulos”, agregó.

Manejo adecuado

  • Elegir un buen inoculante. Debe aportar una cantidad de bacterias suficiente sobre las semillas. Se recomienda seleccionar una formulación compatible con otros tratamientos y prácticas de manejo.
  • Ejecutar una buena aplicación del tratamiento de semillas: conservar la calidad original de las semillas y lograr una dosificación uniforme del tratamiento.
  • Establecer una buena condición de crecimiento del cultivo: mantener el vigor de la semilla y la viabilidad de las bacterias en ambientes ventilados. Realizar el tratamiento en condiciones favorables de humedad y temperatura para cuidar los microorganismos aplicados y promover una rápida emergencia de las plántulas.

Temas en esta nota

Cargando...