El dólar oficial avanza al 31% anualizado, el ritmo más alto desde principios de abril

Venía promediando 15% desde junio; el peso se ubica en el segundo puesto entre las monedas que más atraso real presenta en el mundo

Por |
El dólar oficial avanza al 31% anualizado, el ritmo más alto desde principios de abril
06deDiciembrede2021a las15:21

El Banco Central (BCRA) busca sacar al peso del podio de las monedas más apreciadas del mundo y acelera su devaluación. El dólar oficial parece estar dejando atrás la velocidad crucero del 15% anualizada que venía promediando desde junio y avanza ahora al 31%, el ritmo más alto desde principios de abril. 

El atraso del dólar oficial se siente en la Argentina y a nivel global. Dentro de una canasta de 50 monedas de emergentes y desarrollados, en 2021, sólo cinco de ellas se apreciaron frente al dólar en términos reales. 

Entre ellas, el peso contra el dólar oficial se ubica segundo en el ranking, apreciándose un 12%. Esto explica gran parte de por qué el BCRA sigue perdiendo reservas. Analistas aconsejan cobertura cambiaria para las carteras de pesos de cara a los meses que vienen.

El tipo de cambio real se mantiene con un nivel de apreciación similar al que se registraba antes de las elecciones legislativas. En el mismo sentido, la brecha cambiaria se mantiene en torno al 100% y el presidente del BCRA, Miguel Pesce, adelantó que en la medida que la inflación lo permita, buscará acelerar la devaluación del peso a un ritmo mayor. 

Como dato interesante, Pesce dijo que "la negociación con el organismo (por el Fondo Monetario Internacional) no contempla un salto cambiario".

Con este nivel de atraso el mercado le sigue demandando dólares al BCRA, una de las causas por las cuales la autoridad monetaria pierde reservas en forma permanente.

El peso argentino contra el dólar oficial se encuentra en el podio de las monedas con mayor atraso real del mundo. Solo superado por la kwanza angoleña, la cual evidencia una apreciación cercana al 25%. 

Luego le sigue el peso argentino con un atraso aproximado del 12% y finalmente el grivna ucraniano que se aprecia cerca del 7%.

José María Aristi, head portfolio manager de ICBC Investment Argentina, afirmó que contrariamente a lo que opinaba el mercado, el ritmo de depreciación diario no dio muestras de acelerar con posterioridad a las elecciones.

"En la medida en que la inflación y el dólar libre corren por encima del oficial los incentivos llevan a los agentes económicos a pedirle al BCRA todos los dólares posibles y retener o demorar al máximo las liquidaciones. En este contexto y pese a la acumulación de ´cepos´, la pérdida de reservas no se detiene", comentó.

El head de trading de un bróker local señalaba que el mercado ve barato al dólar oficial y le genera un perjuicio a las arcas del Central.

"Los importadores ven que el dólar está barato y hay una constante demanda por ese lado. Por eso es por lo que, para evitar perder reservas, el BCRA pisa reservas y ajusta cada vez más el cepo. La brecha es del 100% y semejante diferencial o se arregla por la buenas, con un plan económico y ajustando dicho spread, o el mercado te hace ajustarla por las malas con un cimbronazo aún mayor al que estamos teniendo", alertó el trader.

Si se mide en términos de tipo de cambio real multilateral, el mismo se ubica en niveles de 2018 y ya muy lejos de los valores máximos que tocó el índice en 2019 o bien en el tercer trimestre de 2018, en medio de la corrida cambiaria durante el Gobierno de Mauricio Macri.

Martin Salvo, CIO de Bind Inversiones, agregó que siguen notando mucho apetito por cobertura cambiaria y espera que, tanto por cuestiones globales como domésticas, en los próximos meses dicha demanda continúe.

"Si bien en el primer semestre del año las variables internacionales y monedas de la región estuvieron más calmas, en los últimos meses el panorama comenzó a cambiar. La inflación y su impacto en la política monetaria del mundo desarrollado precipitó la reversión de flujos de capitales, con un dólar más fuerte y monedas de la región más débiles. Aquí algunas restricciones en el marco cambiario pudieron contener el movimiento, pero es razonable pensar que en los próximos meses acompañemos el movimiento global", sostuvo.

Con una brecha apenas debajo del 100%, lo que busca el Central de alguna manera es achicarla desde abajo hacia arriba. Es decir, hacer que el dólar oficial se acerque al implícito.

La clave, y para evitar que los tipos de cambio libre no sigan subiendo, será el plan económico que pueda mejorar expectativas y genere un achicamiento de la brecha por ambos lados. Es decir, tanto de abajo hacia arriba con mayor inflación, así como un achicamiento de la brecha de arriba hacia abajo, con un plan que convenza al mercado y que genere estabilidad cambiaria.

ESTRATEGIA

De esta manera, y ante la perspectiva de que el Central aumentaría el ritmo devaluatorio, crece entre los inversores la necesidad de contar con cobertura cambiaria de cara a los próximos meses.

Los pesos se derriten contra la inflación y contra la devaluación por lo que indexarlos a algún activo que ofrezca algún tipo de cobertura resulta clave. En ese sentido, desde el mercado advierten la necesidad de contar con activos indexados en las carteras de pesos de los inversores.

Tomás Ruiz Palacios, estratega de Cohen, entiende que tener cobertura cambiaria en las carteras luce clave de cara a los próximos meses.

"Dada la delicada dinámica de las reservas, sumado a un contexto externo ahora más adverso, la probabilidad de que el plan falle y se precipite una devaluación es sustancial, por lo que los instrumentos de cobertura siguen siendo una obligación. Además, el manejo de riesgo de cola (eventos de baja probabilidad, pero de consecuencias muy dañinas) en Argentina es imprescindible", comentó. 

"Dentro de los activos de cobertura los indexados al dólar CCL (tales como ONs o Cedear) cobraron atractivo tras el ajuste de dicha cotización. También vemos valor en el sintético CER + ROFEX. Dentro de los dólar linked, vemos mejor al TV22", agregó.

En cuanto a los fondos comunes de inversión, las estrategias más aplicadas por los gestores son tanto la indexación de los pesos vía bonos dólar linked o bien con sintéticos.

El ajuste reciente de los bonos dólar linked producto de la falta de movimientos en el dólar oficial tras las elecciones, dio un punto de entrada para estos activos y para los fondos dedicados a estos instrumentos.

José María Aristi señala que las dos vías que utilizan para obtener cobertura cambiaria en los fondos es a través de los instrumentos dólar linked, o cubrir los pesos con futuros de tipo de cambio (Rofex).

"Respecto de la primera opción, la expectativa de una aceleración del ritmo de devaluación determinó que estos instrumentos fueran muy demandados con lo cual presentan retornos negativos en los tramos más cortos, y cerca de 0 para plazos más largos. La segunda opción resulta algo más atractiva, y en general la llevamos a cabo invirtiendo en títulos ajustables por inflación cubriéndolos con dólar futuro Rofex", dijo.

Aristi ve mayor valor en la cobertura vía Rofex dada la expectativa inflacionaria que manejan desde ICBC Investment de cara a los próximos 12 meses, y tomando en cuenta el nivel de emisión monetaria y una eventual aceleración de la tasa de depreciación del tipo de cambio oficial.

"El riesgo radica en la diferencia de duration entre los instrumentos en pesos y el futuro Rofex (riesgo de repricing de Rofex), riesgo que hay que manejar pero es imposible de evitar completamente. El resultado de nuestro fondo dedicado a la cobertura (Alpha Renta Cobertura) fue muy bueno durante el 2021, con un rendimiento acumulado de 26,5% mientras que el tipo de cambio oficial se depreció 20%", dijo.

El riesgo duration que menciona Aristi es uno de los factores que toma en cuenta Mariano Calviello, head portfolio manager de FIMA, a la hora de optimizar las carteras. 

Fondos FIMA es uno de las gestoras que más activos bajo administración tiene dentro de la industria y Calviello explica que en las carteras que administra busca un adecuado mix entre cobertura contra el tipo de cambio y liquidez.

"Entendemos que muchas veces gran parte de la cobertura que uno pensaba que tenía se pierde por efecto precio, ya sea como consecuencia de la iliquidez del activo o por la excesiva duration del mismo. Muchas veces los activos más líquidos poseen spreads más negativos mostrando una probable menor cobertura, pero que luego es recuperada por una menor corrección de precios", afirmó.

Finalmente, Martín Salvo ve valor en estrategias de sintéticos, es decir, la compra de bonos en pesos combinado con posiciones en dólar futuro.

"Para capturar este movimiento, lo ideal es estar colocado en instrumentos atados al tipo de cambio BCRA 3500 (NdR: el dólar mayorista). Entendemos que luego de los eventos cambiarios, ese apetito suele menguar por eso recomendamos posiciones sintéticas con dólar Rofex comprado y títulos CER cómo subyacente. La idea es lograr cobertura manteniendo una estrategia corta en duration", dijo el CIO del Bind Inversiones.

Temas en esta nota

Cargando...