Kicillof en Expoagro: la recorrida del profeta en la tierra arrasada por el voto amarillo

Con una sonrisa y una recorrida a pie, el gobernador de Buenos Aires quiso dejar una imagen de unidad con el campo; el ministro de Seguridad, Sergio Berni, y el ministro de la Nación del Interior, Wado de Pedro, fueron sus laderos

Foto: Gary Shea

Foto: Gary Shea

08deMarzode2022a las17:56

La figurita difícil para el sector agropecuario finalmente apareció en la sede del campo, Expoagro. El gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof, referente peronista y cristinista se hizo presente en la inauguración de una nueva edición.

La intención del mandatario provincial era una: dejar una imagen de buena relación con el campo. Esa estrategia estuvo reforzada por la agenda nacional gracias a la presencia del ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Julián Domínguez, y el ministro del Interior, Wado de Pedro.

“Tenemos diálogo permanente con el campo y las entidades”, sostuvo Kicillof durante la recorrida por el predio. Una muestra que, en su primera jornada, se pobló de productores.

Foto: Gary Shea

El desembarco en tierra amarilla

El campo mantiene sus recelos con el peronismo, y principalmente con el kirchnerismo. En esta oportunidad el gobernador cercano a Cristina Kirchner aterrizó antes del mediodía en el predio ferial de San Nicolás, Buenos Aires. Con foto de por medio, el gobernador aprovechó para hacer la “V” de la victoria en el corte de cinta, por si quedaban dudas de que venía a marcar territorio, pero de manera amistosa. 

En 2021 el interior productivo le dio la espalda al peronismo y la oposición se quedó con 109 de los 135 municipios de la provincia. San Nicolás (sede de Expoagro), Tandil, Olavarría, Pergamino, Junín, Salto, Ramallo, San Antonio de Areco, San Pedro, Chivilcoy, Azul, entre otros municipios donde el agro predomina se pintaron de amarillo. 

Foto: Guadalupe Aizaga

Tras el acto protocolar, el gobernador tomó a su equipo y se dirigió al stand de la provincia, pero antes mantuvo una discusión con su equipo de prensa. Kicillof desobedeció la orden de moverse en auto y prefirió caminar para mantener esta estrategia de cercanía con el productor.

La caminata fue lenta y hubo algunos productores curiosos que, al mirar la multitud de personas con cámaras se asomaban para ver quién era la figurita difícil y luego decidían seguir caminando. 

Kicillof marcaba el ritmo de la caminata, pero automáticamente vio que le faltaba un ladero. Miró para atrás. En ese entonces, le gritó: “Sergio, Sergio (Berni) vení”. Automáticamente, se hizo un hueco y el ministro de seguridad bonaerense se puso a su lado.

Luego se sumó Wado de Pedro en la recorrida y Julián Domínguez. “El campo es todo y es muy heterogéneo”, repitió el gobernador en cada momento que podía.

Fue un buen recibimiento; es un poco lo que esperábamos", comentaron en el entorno del gobernador al ver que no tuvo ningún traspié durante su visita a la capital del agronegocio.

La caminata seguía y Kicillof se mostraba gracioso y aprovechó para hacerle un chiste a Berni. “Falta un poncho”, le dijo un colaborador al gobernador y en ese momento lo miró a Berni y comentó entre risas: “Revolear el poncho con Sergio es algo pendiente”.

Foto: Gary Shea

La recorrida fue extensa, pero en cada parada el gobernador picaba y probaba alguna delicatesen de los stands. Un trozo de salame, queso, luego miel, pochoclo orgánico y así el gobernador no se negaba a nada. Kicillof, acostumbrado al mate empezó a pedir, pero nadie tenía para convidarle. 

En ese momento apareció un termo y un mate para el gobernador. El ministro Domínguez miró a quién se acercó con el equipo de mate y le comentó con una risa al final: “Gracias. Me salvaste porque después me pasan factura de que en mí stand no había mate”.

El gobernador atravesaba un clima de algarabía, pero llegaron los primeros reclamos. Un productor de miel le pidió algo puntual y el gobernador se puso a escucharlo y miró a su ministro de Desarrollo Agrario para que tome nota.

“Gobernador, ¿le puedo hacer una propuesta?”, le preguntó el productor, que estaba junto a su familia en un stand de la provincia de Buenos Aires. Kicillof asintió con la cabeza y el apicultor le comentó la necesidad de aumentar la superficie con cultivos que sean auspiciosos para las abejas en las banquinas de las rutas.

Tras escuchar a este apicultor, el gobernador siguió rumbo. Saludó a dos efectivos policiales y siguió caminando. Luego, se tomó unos minutos con la prensa para volver a dejar en claro que el campo y su gobierno no son enemigos. Aprovechó para pegarle al intendente de San Nicolás por un pase de factura sobre financiamiento. Sin embargo, antes de responder algunas preguntas se escuchó desde el fondo: “Axel, Axel”. El gobernador se dio vuelta y al tono de ´me debo a mi público´ se sacó la foto para cerrar un discurso repetido de unidad y diálogo permanente con el campo.

Foto: Gary Shea

Temas en esta nota

Cargando...