Crece el rinde promedio: ¿Qué fue lo que hizo que la soja 2021/22 le gane al "clima extremo"?

Las sojas de primera compensan las pérdidas de las heladas y hacen rebotar la cosecha argentina

Por
Crece el rinde promedio: ¿Qué fue lo que hizo que la soja 2021/22 le gane al "clima extremo"?
21deAbrilde2022a las08:31

La Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) dio a conocer que la estimación de producción de soja pasa de 40 a 41,2 millones de toneladas en abril.

Cosecha de soja

En sojas de primera, los rindes cosechados son mejores que los estimados y se imponen a los recortes por daños de heladas en sojas de segunda. El maíz también sube: pasa de 47,7 a 49,2 millones de toneladas. "Los rindes caen, pero se detecta más área sembrada". comenta la BCR en el informe mensual de estimaciones.

Las recientes heladas, sobre todo la de fin de marzo, tuvieron un gran impacto productivo en sojas de segunda en el sur de Santa Fe y Córdoba, norte y oeste bonaerense y en La Pampa. La mala noticia es que dado la intensidad, duración y el gran alcance de los eventos se estima que recortaron la producción en casi 1,1 Mt. Muchos cuadros afectados se habían recuperado por las lluvias de febrero y marzo y se esperaba una mejora significativa que quedó en el camino.

A pesar de eso, la buena noticia es que los mejores resultados que se están observando en el 27% de la cosecha nacional de soja muestra resultados que superan los recortes y permitan subir la estimación de producción de soja. De esta manera, se ajusta la producción nacional de 40 Mt a 41,2 Mt. Se tiene en cuenta para este guarismo 16,11 M de ha sembradas y 870.000 ha que no serán cosechadas.

La soja 2021/22 le gana al "clima extremo"

"La sequía y las temperaturas extremas del verano no pudieron torcerle el brazo a la soja", remarcan los técnicos de la BCR.

La soja de primera este año sorprende con rendimientos que son propios de años buenos o muy buenos en zonas que fueron afectadas. La campaña sufrió grandes cambios, giros climáticos dramáticos, que en muy poco tiempo alteraron drásticamente el escenario de crecimiento: "Esto sucedió puntualmente a mediados de diciembre. En la región pampeana, para algunos hubo un final feliz con la vuelta de las lluvias a partir de la segunda quincena de enero. Pero para otros no. Y sin embargo, los rindes de grandes áreas de Santa Fe, Córdoba y Buenos Aires muestran 3 y hasta 7 quintales más que lo esperado", explican.

Esto ha sido notorio en el centro de la región pampeana, el área que más sufrió la falta de agua en este ciclo. El Dr. en Cs. Atmosféricas José Luis Aiello recordaba hace pocos días el impacto actual del Severe Weather o Tiempo Extremo del que alerta que seguirá vigente en la agricultura argentina: "son anomalías de las variables climáticas que tienen un alto impacto en grandes áreas productivas".

Pero, ¿cuál ha sido la causa de que en un año más que difícil las cosechadoras de sojas muestren estas sorpresas en rindes? Los técnicos responden: "los buenos resultados de la soja están en el cambio que se hizo hace (siete) años atrás, cuando se pasó a un manejo basado en rotaciones con cereales (trigo y maíz). También la tecnología en genética y la mejor nutrición de los suelos y tener controladas las malezas resistentes han hecho la diferencia este año".   

Córdoba encabeza el rebote de los rindes sojeros

Los rindes que muestran las cosechadoras cordobesas en lotes de sojas de primera son sorprendentes. En términos de rindes, Córdoba sube casi dos quintales (1,88) en el promedio provincial en abril, pasando a 30,4 qq/ha. La suba en producción es de 750.000 t más que lo estimado en marzo. Le sigue Santa Fe con 1,1 quintal más, un promedio de 27,5 y 290.000 t más. Buenos Aires, también sube con algo más de medio quintal en el promedio provincial y 270.000 t extras.

Más área de maíz

460 mil ha extras compensan y suben la cosecha a pesar de los bajos rindes maiceros

Que la siembra era récord en maíz no había dudas, pero el crecimiento se estimaba en un 8% interanual. Sin embargo, nuevos datos y análisis con imágenes satelitales están probando que fue mucho más: Argentina creció un 14% en área implantada respecto al ciclo 2020/21.

En los últimos diez años, solo el salto que dio el cultivo del 2015 al 2016 lo superó con un crecimiento interanual del 18%. El trabajo satelital que está realizando GEA en la región núcleo empieza a mostrar resultados preliminares que indican que el crecimiento respecto al ciclo previo fue de un 20% en área y no del 14% como se preveía.

También el SIBER de la Bolsa de Entre Ríos con su trabajo satelital advierte la misma tasa de crecimiento provincial y lleva el guarismo de maíz a 509.700 ha. Con estos y otros ajustes, la siembra de este año pasa de 7,96 M ha estimados en marzo a 8,42 M ha (incluye las siembras para grano comercial, silaje y las hectáreas pérdidas o pastoreadas), superando por más un millón de ha a su ciclo predecesor.

Y para grano comercial, el guarismo actualizado es de 7,2 M ha. Lamentablemente, el 32% de cosecha sigue mostrando menores valores de rindes de maíces tempranos.

Esto y las heladas que han golpeado severamente los cuadros del sur de Córdoba, La Pampa y San Luis bajan el rendimiento nacional de 70,8 a 68,3 qq/ha. Con este nuevo escenario de área sembrada y ajuste de rinde, se estima una producción que pasa de 47,7 a 49,17 M t.   

¿Volverá a crecer el área maicera en la siembra 2022/23?

Desde el ciclo 2014/15 el maíz no para de crecer y el ciclo actual marca que por octava vez el cultivo viene sumando hectareaje de forma ininterrumpida. "Hace un año atrás no había dudas, la tendencia era clara: el maíz volvía a crecer en área igual que el trigo, y la soja caía en Argentina. Pero este año la precampaña maicera está lejos de mostrar la vitalidad con la que se desenvolvía hace un año y el crecimiento ininterrumpido no se repetiría en la próxima siembra 2022/23",concluye la BCR.

Temas en esta nota

Cargando...