Presupuesto 2023: un exfuncionario clave alerta sobre los recortes en el agro y advierte qué programas no deberían tocarse

El ministro de Economía defenderá el proyecto en Diputados; se suman dudas sobre las proyecciones para la exportación

Presupuesto 2023: un exfuncionario clave alerta sobre los recortes en el agro y advierte qué programas no deberían tocarse
28deSeptiembrede2022a las13:44

El Gobierno elevó el Presupuesto para 2023, pero este miércoles el ministro de Economía se presentará en la Cámara de Diputados para defender el proyecto. Además, buscará revertir el traspié de este año del Gobierno, que no consiguió la aprobación de la ley de leyes de 2022.

En líneas generales, el proyecto que envió el Ejecutivo presenta una proyección de un tipo de cambio nominal a $269,9 en diciembre de 2023. En cuanto a la inflación, prevé que desacelere y alcance un 60,0 % interanual.

Al mismo tiempo, proyecta un recorte en el gasto y una recuperación económica, en parte marcada por el aumento de las exportaciones. Cabe destacar que el sector agropecuario significa una gran parte de este total. 

La Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ) remarcó que la propuesta contempla una reducción del gasto de casi el 9 % con relación al presupuesto actual (vigente al 31/8/22 y ajustado por la inflación estimada en el mismo proyecto para este año, del 95%). En este marco, se estima también una reducción en materia de políticas agropecuarias. 

En cuanto a la partida asignada para la Secretaría de Agricultura, que depende del Ministerio de Economía, señalan un recorte. El exsecretario de Agricultura, Matías Lestani, comentó a Agrofy News que el presupuesto viene con recortes específicos en el área agropecuaria. 

“Esperemos que no impacte en programas que están lanzados y son estratégicos para el sector”, apuntó el exfuncionario. En este grupo de planes se destacan el Plan GanAr y el Plan de Desarrollo Cooperativo, entre otros.

Dentro del Ministerio de Economía defienden el proyecto que se elevó al Congreso. “La partida que se asignó a Agricultura va a alcanzar”, confió a Agrofy News un funcionario de la cartera.

Puertas adentro del Palacio de Hacienda remarcaron que el presupuesto es una foto, pero que luego siempre se dan reasignaciones de partidas. Sin embargo, insistieron: “Para Bahillo, esos fondos son más que suficientes”.

Por otra parte, resta ver cómo financiarán los programas que incluyó el decreto del dólar soja. La normativa estipula un fondo de promoción para la siembra de soja y otro para economías regionales que no están contemplado en el presupuesto.

El proyecto del equipo económico de Massa marca una recuperación del sector agropecuario de seis puntos. En este sentido, señalaron que esta tendencia se da luego de tres años sin crecer. 

En cuanto a las partidas para el próximo año, la ACIJ destacó que la deuda pública tiene una asignación que supera en un 25,7 % a la de 2022. “Otra finalidad que aumenta con relación a 2022 es Servicios de Defensa y Seguridad, con un presupuesto un 10% más elevado, orientado principalmente a la función Defensa”, destacó la organización sin fines de lucro.

Presupuesto 2023: el agro y la macroeconomía

Al analizar los puntos macroeconómicos del presupuesto, el economista de FADA David Miazzo destacó a Agrofy News que las asignaciones de partida van en un sentido correcto. “Parecen positivos los recortes de gastos que se plantean, pero no son suficientes para contener la inflación y la emisión monetaria”, apuntó.

El proyecto del Ejecutivo estima que las cantidades exportadas de bienes y servicios crecerían un 7,1 % para 2023. Al mismo tiempo, en cuanto a recaudación, el presupuesto establece que los recursos totales provenientes de los derechos de exportación mostrarán un incremento de 70,9 % anual y aportarán 7,2 puntos porcentuales al crecimiento de la recaudación total. “Estos recursos pasarán de representar 1,92% del PIB en 2022 a 1,82% del PIB en 2023”, establece el texto.

Este punto genera duda en base a un escenario de guerra, o no, entre Rusia y Ucrania.  Las exportaciones agropecuarias representan el 70 % del total, por lo tanto, tienen un peso importante. 

En esta línea, Miazzo puso en duda la continuidad del conflicto y el crecimiento de las exportaciones. “Es difícil que en 2023 tengamos mayores exportaciones que las de este año por dos razones: la sequía y la guerra”, sostuvo el economista.

Sin embargo, Lestani comentó que el presupuesto se hizo con un escenario de guerra, ya que el conflicto bélico no parece que vaya a resolverse en el corto plazo. “Desde ese punto de vista, se sigue la tasa de crecimiento de este año. No tanto por el aumento en volumen, sino por volatilidad de precio”, afirmó.

Miazzo y Lestani coinciden en el impacto de la sequía, pero con consecuencias diferentes. El economista de FADA planteó que las exportaciones de trigo que se hagan a partir de enero van a ser menores a las de este año y lo que está previendo es que la producción de soja y maíz se verá menguada. Con este pronóstico, estima menores exportaciones y, por lo tanto, una menor recaudación.

Por su parte, Lestani prevé que la falta de agua y el cambio climático afecten mucho. Estas condiciones tensionarían sobre la cadena de materia prima y generarían una mayor volatilidad de los precios.

Desde el Gobierno también ven un 2023 con volatilidad de precios. En el entorno del secretario de Agricultura ven que los valores de las materias primas van a mantener la tendencia actual por los efectos de la guerra y por el impacto del clima.

“No va a haber demasiados cambios”, sostuvo un funcionario del Ministerio de Economía a Agrofy News. De esta manera, el Gobierno se prepara para una cosecha con menos volumen, pero que el crecimiento esté dado por los precios.

Al interior de la Casa Rosada preocupan las perspectivas de las próximas campañas por la falta de agua. En estos momentos ven una gran influencia de la sequía y una tendencia de mayor superficie de soja. 

Bajo este escenario, el Gobierno planteó una inflación del 60 % para 2023. Miazzo puso en duda ese pronóstico y manifestó que ese indicador, en el mejor de los casos, puede rondar el 80 %. “Una parte importante del presupuesto no tiene sentido si se piensa en una inflación mucho más baja”, concluyó.

Temas en esta nota

Cargando...