Arrancaron en 1954 con puestos locales, incorporaron tecnología y se convirtieron en los mayores productores de cereza de un país europeo

La empresa italiana, Giacovelli, decidió invertir en tecnología que detecta imperfecciones internas y externas en cerezas

Por
Arrancaron en 1954 con puestos locales, incorporaron tecnología y se convirtieron en los mayores productores de cereza de un país europeo
09deNoviembrede2022a las09:31

El traspaso generacional y la adopción de nuevas tecnologías son fundamentales para el avance empresarial. Y así lo fue para la empresa italiana, ubicada en Locorotondo, que es una de las mayores productoras de cereza del país europeo.

Anna y Anna Rita Giacovelli son la nueva generación de la empresa de frutas y verduras Locorotondo que fue fundada en 1954.

Anna es hija de Raffaele, que dirige Giacovelli junto a su hermano Piero. Está profundamente vinculada a la larga historia de la compañía: "Empezamos en mercados locales con puestos en los que hacíamos venta directa al público. El primer producto que vendimos fueron cítricos al que, poco a poco, fuimos añadiendo otros, incluidas las cerezas, que ahora son una de las frutas más importantes para nosotros. Cada año procesamos varias toneladas para mercados europeos (Europa central y norte de Europa) e Italia. Y como la importancia de las cerezas es cada vez mayor, decidimos invertir en tecnología de TOMRA e Icoel".

Tecnología avanzada

En mayo de 2022, la temporada de la cereza en la planta que Giacovelli Srl tiene en Turi, Italia comenzó a trabajar a toda velocidad gracias a la nueva clasificadora óptica SFS (Small Fruit Sorter) con Invision2 y Total View Plus de TOMRA Food, instalada por su colaborador italiano, Icoel.

Se trata de una máquina que está conectada a la plataforma digital Total View Plus, que es capaz de detectar una amplia gama de defectos de la fruta, tanto internos como externos, y controla el flujo de trabajo con una calidad sin precedentes.

"Gracias a la nueva máquina de clasificación, hemos mejorado todo lo relativo a selección de diámetro y calidad del producto final: ahora podemos lograr un calibrado mucho más preciso. La máquina aprende todos los días de nosotros cuáles son las complicaciones e incluso las ventajas de cada variedad de cereza, y detecta defectos para lograr el producto final de mayor calidad", explica Anna.

Cómo funciona

La Invision2 de TOMRA Food clasifica con precisión, según tamaño, forma y color, las toneladas de cerezas que se procesan cada día en la planta que Giacovelli tiene en Turi. Además, el módulo Total View Plus, gracias a sus 7 visualizaciones distintas de la cereza, detecta de forma precisa una amplia gama de defectos sin que la velocidad del proceso o la productividad por hora se vean afectadas por ello.

"Esta máquina es distinta. Se acerca muchísimo más a lograr un producto final limpio y homogéneo. Valoro especialmente la calidad de su electrónica, sus sensores y la precisión de las cámaras ópticas encargadas de detectar problemas tanto los problemas físicos como los problemas internos de la fruta. Todo se gestiona de forma mecánica y electrónica, incluso cuando las cerezas entran en la línea, y todo el proceso es extremadamente suave", cuenta Carlos Eyheralde, agrónomo chileno y jefe de control de calidad de la empresa.

Temas en esta nota

    Cargando...