Cae uno de los pilares de la economía santafesina

Por
13deDiciembrede1999a las09:00

LAS PAREJAS,Santa Fe.- A la altura del kilómetro 410 de la ruta provincial 178, un cartelda la bienvenida y anuncia que esta ciudad es "Cuna de la industria".El mensaje, que hace décadas era reflejo del empuje que las fábricas metalmecánicasle dieron a la economía regional, hoy parece una ironía. A la vera de esaarteria se advierte la crisis que sufren las instalaciones dedicadas a lamaquinaria agrícola.

Frente a la caída del 50% en las ventas, que se mantiene desde mediados de1998, las empresas luchan por mantener su infraestructura y su nivel de empleo.Pero se tornan inevitables los cierres, los despidos o las reducciones de lajornada laboral.

La crisis que atraviesa el campo y la creciente importación de equiposbrasileños (que pasó del 15% en 1993 al 35% en 1998) socavan las bases deldesarrollo tecnológico orientado al agro. Y esto repercute con crudeza en laestructura social.

"La clase media se ha pauperizado. Empieza a verse la miseria", esel diagnóstico que se recoge también en Las Rosas, Arequito, Firmat y Rosario.

Del diálogo con industriales, intendentes y productores de las localidadesfabriles de esta provincia, se desprende una serie de imágenes que se articulancomo síntesis: recesión, desempleo, falta de cobertura médica, caída abruptade los ingresos municipales, desaliento, incertidumbre.

En Santa Fe se concentra la mitad de las industrias de maquinaria agrícoladel país, que en años normales facturan US$ 300 millones y absorben cerca de5600 empleados.

"Este sector es el último bastión de la economía provincial y no séhasta cuándo podrá soportar la crisis", advierte Enrique Bertini,presidente de la Cámara Argentina de Fabricantes de Maquinaria Agrícola.

"Es una actividad típica del interior de la Argentina, porque creciósobre la base de la cultura y la tradición artesanal de los colonos", señalaMiguel Angel Paulón, ministro de Agricultura, Ganadería, Industria y Comerciode Santa Fe. El funcionario, atento a los reclamos, pone las esperanzas en larevisión del contexto en que se desenvuelve el Mercosur y en la reingenieríadel sector.

Las causas delagobio

¿Qué factoresexplican la crisis? Por un lado, la caída de los precios internacionales de losgranos y el endeudamiento aniquilaron la capacidad inversora de los productoresagropecuarios. Por otro, la devaluación del real acentuó la asimetría en loscostos de producción con respecto a Brasil, por lo que el ingreso deimplementos agrícolas de ese origen representa una competencia imposible deenfrentar.

A esto se agrega que, para exportar al país vecino, es necesario obtener sufinanciamiento. Y para ello exige producir en su suelo el 70% del producto. Estomotiva a las industrias nacionales a buscar alianzas con sus pares brasileñas yconcretar inversiones más allá de la frontera. Las proyecciones asustan, puesya se piensa en inmigrar definitivamente e ingresar en la Argentina con preciosmás ventajosos.

"Aquí el mercado se cayó, el nivel de cobranza es muy bajo y notenemos apoyo financiero. Nos piden ofrecer calidad y buen precio, pero en estascondiciones ser competitivo quiere decir producir en Brasil. En el país vecino,el mercado de pulverizadoras está en plena expansión; por eso apostamos allí.Calculamos que en junio próximo tendremos las primeras máquinas de origenbrasileño... ", dice Miguel Angel Pla, gerente general de la firma quelleva su nombre.

No es diferente el análisis de Adrián Scarpeccio, vicepresidente deIndustrias Walter. "Estamos haciendo un estudio de mercado en Brasil parainstalarnos allí porque en la Argentina nuestras ventas cayeron un 40%. Tambiénestamos buscando clientes en Paraguay, Uruguay y Boli

Temas en esta nota

    Cargando...