La crisis también castiga a varias firmas cordobesas

Por
15deDiciembrede1999a las08:34

CORDOBA. - Enesta provincia, la incidencia de las industrias de maquinaria agrícola es, aligual que en Santa Fe, muy significativa. Aquí se consolidaron muchas de lasfirmas que hicieron historia en el sector, pero también aquí se instaló larecesión.

Bastan algunos testimonios para evaluar la incidencia del fenómeno.

"Vendimos un 40% menos que el año pasado", apunta Rosana Negrini,vicepresidenta de Agrometal, fábrica que lidera el mercado de sembradoras y queocupa a 300 personas en la localidad de Monte Maíz.

A pesar de la caída abrupta de las ventas, la empresa evitó medidas queimplicaran reducir la planta de personal o la jornada laboral. Optó por notomar contratados y disponer horas extras.

En el nivel de política comercial, se cuidó que las facilidades de pago ylos descuentos no conspiraran contra un resultado final, "porque estosignificaría peor remedio que la enfermedad".

¿Cómo se vislumbra el 2000? "Difícil", dice Negrini categóricamente.

No es diferente el caso de Mainero, otra de las firmas "tradicionales"en el rubro de equipos forrajeros y cabezales de cosecha. Aquí la crisis no harespetado la jerarquía de las marcas líderes. "Las ventas se desplomaronalrededor de un 40 por ciento", admite Lelio Lambertini, titular de laempresa.

Sin embargo, este golpe a la facturación no se tradujo en despidos depersonal, sino en una disminución de las jornadas laborales.

Para esta empresa, las fiestas de fin de año y las vacaciones estivales"harán de pulmón. Después, se impondrá reexaminar la situación".

Un casoexcepcional

Frente a uncuadro general de descapitalización, vale la pena mencionar un caso excepcional.

La fábrica VHB, de piezas para cosechadoras, sembradoras y fertilizadoras,ubicada en la ciudad de Oncativo, sólo acusa un descenso del 8 por ciento enlas ventas.

¿Cuál fue la clave? "La estrategia que diseñamos para afrontar un añoque se prenunciaba difícil", responde Víctor Hugo Baro.

El empresario explica que primero se atacaron nichos de mercado que antes nose atendían y, en lugar de disminuir la planta de personal, la decisión fue"trabajar sobre la calidad de los empleados". "Consideramos quedebíamos mejorar en procesos, calidad y producto", añade Baro.

Eso no hizo prescindir de planes de financiación ni de descuentos especiales,que es "tanto como disminuir los precios". Para el 2000 reconoce Baroque hay que pensar estrategias distintas.

JuanCarlos Vaca

Temas en esta nota

    Cargando...