Problemas en los puertos por la bajante del Paraná

Por
07deEnerode2000a las08:19

Preocupación: temen el cierre de los embarcaderos desde Rosario al Norte como consecuencia del reducido nivel de las aguas.

SANTA FE. - La sostenida bajante del río Paraná, que en su curso medio y superior se reflejó en el descenso de un metro en la última semana, fue calificada de "histórica", por sus niveles y duración, y amenaza con cerrar totalmente las operaciones de los buques ultramarinos desde Rosario al Norte, en la llamada hidrovía Paraná-Paraguay.

Según datos recogidos por La Nación en los diferentes puertos de la línea fluvial, por falta de calado actualmente casi no operan buques cargueros en esa ruta y hasta las barcazas se ven obligadas a transportar sólo la mitad de la capacidad de sus bodegas.

A las pérdidas económicas internas que esta situación provoca, se añade ahora las restricciones al comercio bilateral con Brasil, según reconocieron empresarios de ámbito fluvial. En todo su curso, el Paraná mantiene desde hace una semana su tendencia decreciente y el mismo Servicio de Alerta Hidrológico de la Cuenca del Plata reconoció que no habrá modificaciones en el corto plazo.

Esta situación, generada en la influencia del fenómeno meteorológico conocido como La Niña, que ocasiona ausencia de precipitaciones intensas en el sur del Brasil, se prolonga desde hace tres meses y está también directamente relacionada con el manejo del recurso hídrico que se efectúa en el vecino país para mantener operativas las usinas hidroeléctricas.

Sólo cuando vuelvan las lluvias, lo que podría ocurrir a partir de la segunda quincena de este mes, Brasil estará en condiciones de permitir un mayor paso de caudal aguas abajo, lo que determinará un mejoramiento de las actuales condiciones.

Además del Paraná, la bajante se manifiesta en los ríos Paraguay y Uruguay, donde también se advierten las consecuencias nefastas para la navegación, destacándose la situación en Puerto Pilcomayo, donde ayer se registró una altura de 1,49 metro, cuando el promedio de enero es históricamente de 2,64 metros.

Hasta fin de mes

Los 50 centímetros del río Iguazú en Puerto Andresito, localidad misionera con un promedio histórico de 1,02 metro en enero, anticipan que la bajante se extenderá en los puertos de Santa Fe y Rosario hasta fines de mes. Eso deviene de la menor descarga desde la represa de Itaipú, que de 12 mil metros cúbicos por segundo, pasó ahora a 8 mil.

En la otra costa, sobre el río Uruguay, también los puertos permanecen en estado de alerta. Tanto el embalse de Itá, en Brasil, como la represa de Salto Grande, frente a Concordia, mantienen sus descargas por debajo de las habituales.

Desde la barcacera ACBL Hidrovías, con casi un centenar de unidades en movimiento, su capitán de puertos, Juan Carlos Raczkowski, lamentó los perjuicios que esta situación genera para el transporte de cargas por vía fluvial. "A esta altura del año las bodegas se transportaban completas. Actualmente, sólo pueden cargar la mitad", explicó.

También expuso sus críticas a la falta de mantenimiento de la infraestructura fluvial desde Santa Fe al norte, donde -dijo- falta dragado y balizamiento.

José E. Bordón

Temas en esta nota

    Cargando...