Crece la demanda de alimentos orgánicos

Por
20deEnerode2000a las08:10

En la UE este sectormueve 7,3 millones de dólares

La superficie dedicada a los cultivos orgánicosse duplicó en Italia durante los últimos dos años pues los consumidoresde ese país -intimidados por las campañas ecologistas contra los alimentosbiomodificados- buscan comidas naturales, que no utilizan insumos artificiales.Asimismo, generosos subsidios agrícolas expanden de manera espectacular loscultivos orgánicos en la Unión Europea (UE), según afirmó lacertificadora belga Ecocert. Jerome Geels, directivo de esaimportante entidad civil especializada -con autorización gubernamental- engarantizar la pureza de productos provenientes de plantaciones seguras, dijo que«al decolar tales alimentos en las cadenas de supermercados, el ritmo se volvióirrefrenable». Se estima que en Italia, frutas, verduras, cereales y aceitunasidentificadas como «orgánicos» son cada día más frecuentes en lossupermercados, mientras que más de la mitad de las harinas usadas por lositalianos para fabricar pastas son del mismo origen.

Luigi Scarpadi, presidente de la AsociaciónMediterránea de Agricultura Orgánica, calculó que los italianos yadedican un millón de hectáreas a plantar alimentos sin recurrir a pesticidas,fertilizantes o matayuyos químicos.

Exportación

España, desde 1991 las áreasespecializadas en cultivos orgánicos se multiplicaron por sesenta y suman en laactualidad unas 270 mil hectáreas, con frutas y verduras que en gran cantidadse exportan a distintos países de la UE.

«Este sector que en una época se tomaba comoun disparate practicado por lunáticos e idealistas, mueve 7.300 millones de dólaresanuales en la UE y casi 16 mil millones en el mundo entero», expresóNicolas Lampkin, especialista agrícola británico de laUniversidad de Gales. Agregó que «hacia el 2005, alrededor de diez por cientode las plantaciones de Europa occidental será orgánico, con uso exclusivo deabonos animales o vegetales.

Bélgica, dondeen una cadena de supermercados los huevos biológicos cuestan casi el dobleque los convencionales.

Andrew Sellick, gerente de comprasde la cadena británica Tesco, comentó que «los precios irán bajando a medidaque suba la demanda, y cabe destacar que en 1996 vendíamos 8 millones anualesde orgánicos y durante 1999 saltamos a 162 millones de dólares.

 

Temas en esta nota

    Cargando...