Buscan poner la lupa sobre el comercio del agro

08deFebrerode2000a las08:04

lapuerta se lee Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (Oncca). En sí,a primera vista, el cartel no dice demasiado. Pero de ese despacho, dentro de laSecretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación (Sagpya), dependenada menos que la transparencia de toda la comercialización de los productosdel campo.

Tras escasos diez días de gestión como titular de la Oncca, Oscar Merbilhaáreconoce que no se le ha encomendado una tarea sencilla. En especial teniendo encuenta que algunos sectores expresaron su disconformidad con el organismo por lainacción observada durante los últimos dos años.

Sólo en el comercio de ganado y carnes se habla de una evasión fiscalcercana a los US$ 700 millones, según los últimos datos conocidos. En granos,esa cultura evasora priva al Estado de unos 400 o 500 millones anuales. De otrasactividades no hay estimaciones actualizadas, aunque Merbilhaá cree que lascifras son por demás abultadas.

Poner las cosas en orden. Por lo pronto, ése es el principal objetivo delfuncionario. Ocurre que la gestión anterior dejó un centenar de asuntospendientes: "Más que continuar el trabajo tuve que empezar a resolvercosas que habían quedado; con el tiempo sabré si hubo falencias", dijo.

Después intentará extender los controles y colaborar con la AdministraciónFederal de Ingresos Públicos (AFIP) y el Servicio de Calidad y SanidadAgroalimentaria (Senasa) para filtrar la información del sector. Limitándose alo inmediato, la Oncca y la AFIP deberán reglamentar la instalación de lossistemas de control electrónico en los molinos y los frigoríficos de todo elpaís.

-¿Cuál es la fórmula para disminuir la evasión?

-Tiene que haber un camino común entre el empresariado responsable, la AFIPy su necesidad de recaudación impositiva, y nosotros desalentando al evasor conla imposición de un sistema transparente.

-Decirlo parece sencillo ¿Cómo se concreta?

-Tenemos la intención de poner el acento en los esquemas estadísticosinformatizados, que estaban bastante abandonados. Igualmente, antes debemosatacar la persistencia en el mercado de aquellos que evaden sus obligacionestributarias y propician una competencia desleal. Las reglas son muy claras y nohay razones para que existan zonas grises

-¿La Oncca cuenta con fondos suficientes como para realizar esa tarea?

-El déficit general del Estado se traslada también aquí. Eso es indudable,aunque tenemos un margen para empezar con el reordenamiento.

-¿Todavía hay plantas frigoríficas que trabajan en negro?

-Hemos notado que algunos mataderos chicos ni siquiera sabían quenecesitaban una matrícula para operar. Si bien vamos a tener toda laconsideración y comprensión necesarias, en el futuro deberán inscribirse ycumplir con todas la normas.

-¿En este momento están investigando algún caso importante de evasiónfiscal en el sector de la carne?

-En forma individual, no. Y no es que me niegue a decirlo... aún no hedetectado nada que sobresalga, tal vez porque no existen o porque sólo llevodiez días en el cargo. Tenemos pensado con el cuerpo de inspectores realizar unrelevo para verificar si los establecimientos continúan presentando losrequisitos que se les exigió a la hora de entregarles la matrícula paraoperar. En caso de notar irregularidades, las autorizaciones serán retiradas.

-¿Qué actitud tomarán con respecto a la escalada de la faenaclandestina registrada en el norte del país?

-Tuvimos una reunión con funcionarios de seguridad rural del Ministerio delInterior como para efectuar un diagnóstico de la situación con la claraconvicción de que podemos prestarles buen apoyo.

-¿Llevará adelante una gestión de bajo perfil?

-La idea es ir más allá. La actuación de la Oncca debe

Temas en esta nota

    Cargando...