Alimentos: la Argentina y Brasil buscan enfriar una puja comercial

29deFebrerode2000a las08:18

CONFLICTOS COMERCIALES: REUNION CLAVEENTRE FUNCIONARIOS DE AGRICULTURA

Los dos países setraban mutuamente el ingreso de distintos alimentos. Ayer acordaron diseñar unanorma sanitaria común para evitar conflictos. Los productos argentinos másperjudicados son las papas y el arroz


La Argentina y Brasil buscan enfriar su pujacomercial. Ayer, por primera vez desde que asumió el actual Gobierno, sereunieron el secretario de Agricultura, Antonio Berhongaray, y el ministro deAgricultura de Brasil, Marcus Vinicius Pratini de Moraes. Intentaron encontraruna solución para las barreras sanitarias y de comercio que ambos sociosse imponen en numerosos productos.

Desde el año pasado, las ventas de alimentos de uno a otro país vienengenerando una guerra silenciosa. Un país suele acusar al otro de que suproducto, las papas argentinas o los pollos brasileños, pueden transportar unaenfermedad y así impiden el paso tanto al mercado brasileño como al argentino.

Según cifras brasileñas, las exportaciones de alimentos argentinos a Brasil triplicanlas que venden desde allí al mercado argentino. Dicen que en comercio agrícolasolamente, la Argentina vende unos 1.000 millones de dólares y Brasilenvía unos 250 millones. Brasil pretende convertirse en 10 años en elprincipal productor de granos y carnes del mundo y en el segundo exportador delglobo.

Esa decisión es una pésima noticia para la Argentina. Los alimentos son el motorde las exportaciones locales que este año proyectan un crecimiento del 14%.

En el comercio agrícola de ambos países existen una serie de zancadillas: losproductores lácteos locales denunciaron, por ejemplo, que Brasil les inicióuna investigación: los acusan de vender a precios de dumping. Y losarroceros argentinos denuncian que Brasil busca ponerle topes a susventas a ese mercado.

Pero desde Brasil también llueven críticas. Por ejemplo, los productoresbrasileños de pollos dicen que tienen restricciones para vender en el mercadolocal y lo mismo denuncian los criadores de cerdos. Según los argentinos, lospolleros brasileños ingresan un promedio mensual de 4.560 toneldas a 700 dólarescada una.

Ayer, tras una reunión que se extendió por dos horas en la Secretaría deAgricultura local, los funcionarios de ambos países anunciaron que firmarán unacuerdo para tener controles sanitarios comunes, tanto en los productosvegetales como animales. En conferencia de prensa, Berhongaray y Pratini deMoraes hicieron el anuncio pero sin dar fechas precisas. Sin embargo,aclararon: "En pocos días vamos a implementar el acuerdo. Por ahora sóloexiste, lo más importante: hay una decisión política".

A partir de hoy, comenzarán a reunirse equipos técnicos de los dos paísespara ponerle letra al acuerdo de controles comunes y para estudiar la eliminaciónde cada barrera en los casos, entre otros, de pollos, lácteos, arroz, miel,ajo y cerdos.

Al margen de las cuestiones agrícolas, existen otros conflictos entre lossocios del Mercosur. Por ejemplo, las asimetrías por los subsidios queotorgan algunos estados brasileños, que incentivan el traslado de empresasargentinas a Brasil, y otras dificultades que enfrenta la Argentina a raiz de lapérdida de competitivdad del 30% por la devaluación de la moneda brasileña,que se produjo hace un año.

Ayer, tanto Berhongaray como Pretini de Moraes prefirieron dejar estasdiferencias de lado y tirarse con flores. "Hemos coincidido en la

Temas en esta nota

    Cargando...