El campo presiona con una protesta

13deAbrilde2000a las08:12

Tras las medidaslogradas por los camioneros acudirán a Machinea y De la Rúa

EscribePatricia Van Ploeg
Fernando de la Rúa,según prometió el secretario de Agricultura, Antonio Berhongaray,aunque ayer mismo salieron a golpear en busca de una respuesta a losreclamos que vienen repitiendo desde el último año y que se acentuaron tras elimpuestazo lanzado por el gobierno hace dos meses.

Confederaciones Rurales Argentinas, SociedadRural Argentina, Coninagro y Federación Agraria Argentina salieron al crucedel gobierno con un contundente comunicado, que tal como lo adelantara ayer AmbitoFinanciero, busca presionar al gobierno para persuadirlo de que podríahaber una medida de protesta si no se responde rápido a los pedidos del sectoragropecuario. El campo muestra, según las entidades «un panorama másgrave que los diagnósticos formulados oportunamente, y se debate en un contextode desazón e incertidumbre dominado por promesas electorales incumplidas». Losgremialistas del campo se basan en trabajos oficiales para aducir que latransferencia económica del agro a otros sectores arrojan una cifra de u$s3.300 millones por año.

«Que alguien se haga cargo», decían lasentidades tras advertir que «el hombre de campo, por naturaleza, ni pretendecortes de rutas ni quiere medidas de fuerza. Pero su paciencia también tiene unlímite». Sin embargo, para llegar a esta definición que los enfrentaría conel Ministerio de Economía (no con Berhongaray a quien consideran un par, quelos comprende pero que no tiene el poder para decidir las soluciones a susproblemas) los dirigentes del campo debieron debatir internamente más de lo quepodría pensarse en entidades que defienden a un mismo grupo -los productoresagropecuarios- pero que parecerían buscar objetivos diferentes. Sólo de estaforma se comprendería una sutil división -una más- que se registra entre lasentidades del campo ahora: Sociedad Rural Argentina y Confederaciones RuralesArgentinas dicen, palabras más, palabras menos, que «los tiempos estánagotados» e impulsarían una protesta que deberían evaluar en el próximo mes.En tanto, Federación Agraria Argentina y Coninagro estarían más distantes dedefinir una acción mediática contra el gobierno aunque, por caso, elvicepresidente de los cooperativistas, Mario Raiteri decía anoche que «vamosa hacer lo que la gente quiere y no se descarta una acción gremial». «Si enestas circunstancias, Federación Agraria saliera con un duro comunicado comolos que supo hacer años atrás, sería muy importante para imponer elposicionamiento del campo frente a esta realidad», decía un combativodirigente enrolado en una de las tres restantes entidades del sector. Algunosdirigentes del campo consideran que el posicionamiento de Federación AgrariaArgentina se considera vital no por la representatividad de la entidad sinoporque tanto presidente como vicepresidente ocupan cargos en entidades bancariasoficiales (René Bonetto en el Banco de la Nación Argentina y RubénLusich en el Banco Provincia de Buenos Aires), lugares consideradospolíticos aunque ganados por el rol que ocupan en la dirigencia agropecuaria.

Ciudad de Buenos Aires, donde deberíaimpactar cualquier medida de fuerza.

Temas en esta nota

    Cargando...