Choque con Brasil por la protección a 8 sectores

28deAbrilde2000a las08:56

Son: arroz, pollos, cerdos, azúcar, calzado, textiles, papel y acero. LaArgentina dice que hay diferencias de competitividad desde la devaluación delreal. Y teme importaciones masivas.

En esta reunión no saldrá nada nuevo. Es sólo una aproximación entre los dospaíses para identificar problemas y prioridades." Con ese tono, de quienno espera demasiado de una cita, el vicecanciller brasileño, Luiz Felipe SeixasCorrea, definió ayer el encuentro de seis ministros, tres del Brasil y tres dela Argentina, en Buenos Aires.

Pero lo que produjo un revuelo entre los negociadores argentinos fue otraapreciación del viceministro. Fue cuando dijo que su país rechaza todapretensión argentina de proteger algunos sectores industriales sujetos, por ladiferencia en los tipos de cambio, a una competencia desigual con losbrasileños. Lo que Argentina busca es evitar el daño que pueden provocar adistintos sectores industriales masivas importaciones desde Brasil.

En el Palacio San Martín, a las 9, se juntaron por primera vez bajo lagestión de Fernando de la Rúa, los tres funcionarios de cada gobierno que máspeso tienen en la integración entre los dos países. Del lado argentinoparticipan José Luis Machinea, Adalberto Rodríguez Giavarini y Ricardo LópezMurphy. Del brasileño, el ministro de Hacienda, Pedro Malán, el canciller,Luiz Felipe Lampreia, y el ministro de Defensa, Maguela Quintao.

Según el vicecanciller Seixas Correa, esa congregación de los hombres deprimerísima línea en ambos gobiernos -que termina hoy al mediodía, en unalmuerzo en la Quinta de Olivos con Fernando de la Rúa- se hizo con el fin de"identificar las iniciativas, que es el primer paso para empezar a trazarrumbos". Pero luego el diplomático fue más allá: señaló que el Brasilrechaza una demanda argentina. Es la de abrir un paraguas para sectoresindustriales sensibles a los desequilibrios comerciales. Los argentinosidentificaron unos ocho sectores con problemas, entre ellos, el arroz, lospollos, los cerdos, el azúcar, el calzado, los textiles, el papel y el acero.Según Seixas Correa, embajador en la Argentina hasta 1998, Brasil se"opone a negociar cualquier tipo de paraguas".

Las declaraciones del viceministro brasileño, en una conferencia de prensa,cayeron muy mal entre los negociadores argentinos. Las vivieron como un intentobrasileño de disminuir la importancia de una reunión que, para la Argentina,se planteó en términos del todo o nada.

El choque de intereses produjo una reacción del ministro de Economía, JoséLuis Machinea. Ayer por la noche, optó por sacar un comunicado. Fue unarespuesta indirecta al viceministro brasileño Seixas Correa. En el comunicado,insistió en la posición que viene defendiendo su secretaria de Industria,Débora Giorgi. "En esta reunión se está discutiendo el marco paraestablecer acuerdos sectoriales entre privados que deberán ser impulsados porlos Estados. Son acuerdos transitorios destinados a atender la necesidad dereconversión y especialización de algunos sectores". Y agregabaclaramente, que los gobiernos deben velar "conjuntamente por elcumplimiento de esos convenios".

Por la tarde, temprano, el vicecanciller Seixas Correa había señalado quehasta ahora "no se pudo identificar ni un solo sector argentino que hayasufrido problemas" por una pérdida de competitividad que se haya originadoen la devaluación del real, de enero de 1999. "La Argentina tiene queprobar que existen dificultades surgidas por un aumento de exportacionesbrasileñas. Y debe demostrar que ese aumento de exportaciones se produjo porculpa del desfasaje en el tipo de cambio".

La reunión de ministros fue programada el último enero por sugerencia delgobierno argentino. Al principio surgió como una iniciativa para profundizarlas relaciones entre los dos países. Pero después, y ante una sucesió

Temas en esta nota

    Cargando...