La industria láctea pide respaldo oficial

Por
02deMayode2000a las08:12

No todo es motivo de felicidad en el cuartel general de SanCor, donde crecen losreclamos por la política de comercio exterior adoptada por la administraciónde Fernando de la Rúa. El enojo se origina a partir de la decisión de nombrara Julio Bocca, Gabriela Sabatini, Paloma Herrera y Guillermo Vilas comoembajadores para promocionar en el mundo las virtudes de la carne argentina. Y,además, por el espaldarazo dado por el Presidente a los bodegueros mendocinos,tras la convocatoria a los principales ejecutivos de las compañías mundialesde aviación, para pedirles que incorporen vinos locales en sus cartas de abordo.

"Nos parece bien que se promocionen internacionalmente las carnes y losvinos argentinos, pero parece que se han olvidado de la capacidad del sectorlácteo para llevar sus productos al mundo", sostienen en la oficinaencargada de los negocios externos de la empresa de Sunchales.

Aseguran, para continuar con el argumento, que el consumo interno estáampliamente cubierto y que "ahora es tiempo de ir hacia afuera", conuna estrategia de proyección impulsada en sintonía con el Estado nacional.

Se sostiene que es responsabilidad del Gobierno, por intermedio de laCancillería, negociar un aumento de las cuotas de exportación para introducirun mayor volumen de lácteos en los países centrales, que imponen restriccionesal ingreso de ciertas categorías de alimentos.

Las gestiones pueden realizarse en forma directa -de país a país- o dentrode la ruedas de la Organización Mundial de Comercio.

Durante 1999, las exportaciones argentinas de lácteos movilizaron recursospor más de 300 millones de dólares.

SanCor es el mayor vendedor de quesos argentinos a los Estados Unidos:concentra el 96 por ciento de las exportaciones totales del sector.


Temas en esta nota

    Cargando...