Cheques: habrá solución parcial para las PyMEs.

Por
08deMayode2000a las08:59

El Banco Central podría dar a conocer esta semana una modificación a la normasobre crédito para PyMEs, al confirmar que se deslizó un error alimposibilitar a las empresas monoproveedoras el descuento de documentos de pagoscancelatorios, tal como exigían la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA)y la Asociación de la Banca Minorista (ABM). Si bien la nueva resolución abreuna posibilidad, no es tan amplia como lo desean las entidades financieras, porlo cual, no habría que descartar nuevos reclamos de las cámaras del sector. Eltema pasó por los organismos técnicos a gran velocidad (menos de una semana deestudio) dado que la norma comenzó a aplicarse desde el lunes pasado. Sinembargo, el directorio del BCRA se reunirá recién mañana para dar el vistobueno de la nueva resolución que cambiará las reglas de juego para losmonoproveedores: los bancos no abrirán carpetas a las PyMEs, sino, a lasgrandes empresas a las que venden sus productos, las que garantizarán el pagode los instrumentos que entreguen.

Control

El objetivo del Banco Central es reducir el riesgo de la concentración yponer la obligación de repago sobre las compañías que entreguen los chequesdiferidos, pagarés o instrumentos cancelatorios. De esta forma, se controlarála cantidad de endeudamiento de las grandes y medianas empresas, condicionandola tasa de descuento a la cantidad de instrumentos emitidos por la empresa.

A primera vista, uno de los efectos más negativos de la modificación es quetenderá a concentrar las entidades financieras donde las grandes empresastienen sus cuentas. Hasta ahora, el monoproveedor podía elegir de todo eluniverso de instituciones que operan a nivel local donde solicitar el descuentode los instrumentos de pago. Ahora, como será la empresa compradora la que debahacerse cargo de sus correspondientes pagos, podría imponer a sus proveedoresque abran cuentas en las entidades que les facilitan crédito a ellos.

Habrá dos exigencias para las empresas para poder calificar para el nuevosistema: tener una nota superior a A o contar con líneas de crédito en, por lomenos, cinco bancos por un millón de pesos. Este último tópico es el queproduce más resquemor dado que no es usual que una gran empresa tenga dispersassus cuentas en varias entidades financieras.

En los pasillos del Banco Central se sostiene que ésta sería la últimaconcesión: incluso, las empresas proveedoras que tengan más de u$s 5 millonesde endeudamiento, no ingresarán en el sistema especial. De esta forma, elequipo que dirige Pedro Pou se asegura contra riesgos sistémicos y evita quelos problemas de las grandes empresas puedan ser transferidos a las pequeñas.

Los técnicos del BCRA aseguran que no sería más de uno o dos millares lasPyMEs que quedarían fuera del nuevo marco regulatorio. Por el grado dedistribución de cuentas y por el nivel de endeudamiento, aseguran que la cifrano llega a un centenar de grandes compañías afectadas. Por su parte, entre lascámaras empresariales se espera al texto de la nueva resolución para dar aconocer su veredicto. Por lo pronto, aseguran que desde el lunes pasado han sidomuchas las Pymes que han realizado averiguaciones y pocas las que han ingresadoen forma plena al nuevo mecanismo.

Temas en esta nota

    Cargando...