Positivo: crecería hasta 10% el área sembrada en campo

15deMayode2000a las08:21

Escribe Patricia Van Ploeg

La tonificación de los precios de los granos sustentada por un escenario deprobable seca en Estados Unidos y mayor demanda en algunos países asiáticosplantean un escenario más optimista para el inicio de la próxima campaña2000/2001.

Los empresarios rurales ya comienzan a planificar siembras con estimacionesde áreas de hasta 10% por encima del año pasado y arrendamientos que, enalgunos casos, superan 20% en precio a los de 1999. Los bancos privados tambiéncreen que la demanda crecerá, y algunos de ellos volcarán parte de su mayorliquidez hacia el sector agropecuario.

Los bancos oficiales, en tanto, apuestan a que las refinanciaciones destrabenel escenario de problemas que aún presenta un importante número deproductores.

Los fabricantes y vendedores de insumos, sin embargo, sostienen que durantela próxima campaña no se recuperará la demanda. Las ventas de agroquímicos,fertilizantes y maquinaria cayeron 30% en promedio durante el año pasado y enel 2000 los productores arrastran deudas impagas por compras de insumosrealizadas en campañas anteriores.

No obstante, los dos últimos meses -marzo y abril- ya registran aumentos encompras de tractores y cosechadoras respecto de iguales meses del ’99.

El ánimo del sector agrícola comenzó a mejorar con la recuperación deprecios gestada desde Chicago ante las tempranas previsiones de clima seco enlas principales planicies americanas.

La suba en las cotizaciones internacionales también impactó, aunque enmenor medida, en el mercado local. La soja argentina, en plena cosecha, yaacumula una suba cercana a 15%, e incentiva el interés de los productores sobreel cultivo. Ya se han concretado algunos arrendamientos en el corazón sojeroargentino con valores, en algunos casos, 20% por encima de los negociados en el‘99.

Sin embargo, conocedores del mercado de tierras y cultivos califican como«extremadamente optimistas» esas decisiones ya que si bien los analistashablan de mejoras relativas en los precios, ninguno puede prever el valor de losgranos durante la oferta estacional de los cultivos gruesos que recién secomenzarán a cosechar el año próximo.

No obstante, se estima una fuerte apuesta a las siembras en tierras quepermiten el doble cultivo trigo-soja. El cereal se consolidaría y seríaimplantado en alrededor de 7 millones de hectáreas.

Cotización

El interés de los productores sobre el trigo no es puesto en duda, ya querequiere menos insumos que los granos gruesos y permite un ingreso importante afin de año, cuando el productor agropecuario debe cumplir compromisosacumulados durante la campaña.

La cotización del trigo ganó hasta 6% la semana anterior y ya llega a $113/t, valor que constituye un aliento adicional para los agricultores. Encuanto a la soja, se estima que en muchos campos reemplazará al girasol, quedurante este año, más que en otros, atraviesa una crisis de precios que nisiquiera la mejora internacional en aceites pudo revertir.

«Es un cultivo autista», dicen irónicamente algunos conocedores delmercado que cuestionan la pérdida de rentabilidad del cultivo, que hoy fluctúaentre $ 137-$ 140 por tonelada y que perdió 6% la semana pasada.

La soja cerró el viernes a u$s 190/t y acumuló 2% de suba adicional en losúltimos cinco días de negocios. Pero la buena performance de los preciosparece no bastar para decidir sobre las próximas siembras.

El acceso al financiamiento sigue siendo un factor clave durante la toma dedecisiones del empresario rural argentino.

«No hay créditos adecuados para el sector, sólo iniciativas para paliar unpoco la situación. Existe 30% de mora de los productores, que se vienearrastrando desde los dos últimos años. Esa deuda supera los u$s 1.000millones entre agroquímicos, semillas y fertilizantes. La mora histórica delcampo con las empresas de insumo

Temas en esta nota

    Cargando...