Preocupan las bajas del girasol en mercado local

Por
17deMayode2000a las08:05

Escribe Alejandro Ramírez Analista agropecuario

En las últimas jornadas hemos sido testigos de nuevas bajas en el girasol,tanto en el mercado del disponible como en los mercados de futuros argentinos.

Lamentablemente, este operar de los valores de la oleaginosa se vienereiterando desde setiembre del año pasado, donde los niveles de precios de lasoja fluctuaban hacia arriba, en tanto el girasol, mantenía una supuestaindependencia de precios. Por aquella época, desde Ambito Financiero se habíaanticipado el extraño operar de las fábricas, que en vez de tomar posicionesde compra (posición natural para una elaboradora de aceites), mantenían yaumentaban posiciones de ventas, en especial en los mercados de futuros.

Ventas

Era notable cómo la posición marzo de 2000 se cargaba de órdenes de ventasde la fábricas, comenzando esta operatoria cuando cotizaba alrededor de los u$s180 t. Al llegar su vencimiento esa posición se liquidó en los u$s 140 t.Quiere decir que aquellas ventas tuvieron una utilidad de u$s 40 t. Nadadespreciable por cierto. También se notaba en el mercado, que no existíancondiciones de contratos para enviar girasol a depósito a las fábricas, ni laposibilidad de realizar contratos a fijar, que son cuando se entrega lamercadería y más adelante se le pone el precio.

De esta forma, los vendedores se encontraron encerrados en un callejón sinsalida. Tuvieron que salir a vender, sin ver del otro lado, compradores conintenciones de adquirir grandes cantidades, salvo a los precios que a lasfábricas les convenía.

Todo esto ocurría con un mercado internacional sostenido pero sin violentasfluctuaciones de precios. Pero cuando comenzó la «danza de Chicago», donde unpoco por el mercado climático y mucho por la gran especulación existente en elpaís del Norte, los valores de los granos y en especial de la soja comenzaron asubir, el girasol nacional siguió con su letargo característico.

Y esto resultó malo para el mercado. Porque una vez más, quedó enevidencia lo que muchos operadores opinan y no dicen, por temor a lasrepresalias. «Este mercado no es transparente y está manejado por unos pocos...»,vociferaba un productor girasolero en uno de los pasillos de la Bolsa deCereales.

La realidad pasa que cuando el mercado norteamericano sube y hace subirnotablemente la soja en nuestro país, el girasol se mantiene estable.

Cuando la soja baja, el girasol se mantiene estable o hasta baja un poco más.Todo esto preocupa y mucho a diferentes componentes de la cadena comercial.

Malestar

Porque se evidencia el malestar de los productores, que este año sembraronmás de 3.500.000 hectáreas, produciendo 6.300.000 toneladas de girasol y hoylo comercializan prácticamente a los mismos valores del trigo.

Se cree que pocos serán los productores que sembrarán girasol este año,porque están los que ya se fundieron por esto y los sobrevivientes no quierencontinuar sintiéndose los tontos de esta historia.

Sería interesante que alguna vez alguien haga algo, porque a pesar de quetodos bregamos por un mercado libre, en otras partes del mundo existen sistemasy organismos de control que intervienen cuando ocurren estas cosas, sincontraponerse a dicha libertad. Por ahí se dijo que el girasol era como unautista, pero en este momento habría que definirlo como «un muerto que camina».

Temas en esta nota

    Cargando...