Pujas frenan la "promoción"

Por
19deMayode2000a las08:18

Escribe Patricia Van Ploeg

"La promoción es clave para aumentar la demanda", dice uno de losdictados modernos que rige hoy los mercados. Entonces, se habla de incentivar elconsumo de carne, vinos, frutas y verduras y, también de lácteos.

Si bien organismos oficiales y empresas e instituciones privadas realizanperiódicamente aportes que permiten dar a conocer los «alimentos argentinos»en el mundo, se cree que la creación de un Instituto de Promoción, con aportescompulsivos de productores e industriales, permitiría garantizar un fondo paradicha promoción. Pero la tarea no es fácil.

En carnes, las discusiones fueron muchas y luego de cinco años de peleasintestinas y de muchos proyectos que quedaron en el camino, parece habersellegado a un punto en el que la implementación del Fondo de Promoción deCarnes depende, sólo del tratamiento en la Cámara de Diputados. Sin embargo,aún siguen escuchándose voces contrarias al establecimiento de una nuevacontribución obligatoria por parte de los ganaderos.

Muchos de los empresarios rurales que hoy se oponen a aportar para dichofondo fundamentan su decisión en que el control de la «caja» estará en manosde las entidades madres del campo (Sociedad Rural Argentina, Coninagro,Federación Agraria Argentina y Confederaciones Rurales Argentinas).

Resistencias

Algunos ya piensan en presentar algún recurso judicial que los preserve dela obligación de pagar para un fin que -consideran- no está destinado al«bien común». Aunque existe coincidencia en que la promoción terminabeneficiando a toda la cadena, todavía hay resistencias y discrepancias acercadel «qué», del «quién» y «con qué». En tanto, el mundo sigue avanzandohacia los productos con valor -las especialidades- y la Argentina tiene máscompetidores -por caso, Brasil-, que siguen ganando mercados. El Instituto dePromoción de Lácteos ya arrastra dos años de discusión y aún hay dosproyectos que deben ser acordados. Hay otro que hace hincapié directamentesobre la fijación de un precio para la leche. La mayor traba para el acuerdo sebasa, nuevamente, en la representatividad y en el manejo de los fondos, comobien lo reconoció el subsecretario de Agricultura, Jorge Cazenave, al serconsultado por este diario. Pero hay otros temas en disputa: algunos quierencrear otra entidad que los represente a todos -ya hay 9 en esta discusión porla promoción- con el fin de establecer un precio base o compensaciones para laleche; otros pretenden trasladar el mismo esquema del Instituto de Carnes a losLácteos, con aportes de toda la cadena láctea, control de la entidad madre delcampo y tareas de marketing y promoción sostenidas con los fondos recaudados.Si bien quedan muchos temas por definir, la mayoría cree que el llamado«consenso» será un salvataje para un sector golpeado. En tanto, desde laUnión General de Tamberos (UGT) defienden su postura: «Los legisladores comorepresentantes del pueblo pueden adoptar dos vías: o fijan directamente unaporte por ley -un paratributo discriminado sobre los productores de leche parapromover la actividad- con todo el costo político que implica agregar a lacrítica situación financiera del campo un nuevo impuesto; o bien sancionan unanorma donde son los propios interesados que con sólo una mayoría simpleobligan al conjunto del sector a hacer el aporte», dicen mientras piensan encrear una nueva entidad. Finalmente, sólo resta esperar que haya unadefinición que satisfaga y beneficie a tamberos e industriales y que elproyecto de promoción no deba esperar tres años más para igual el tristederrotero de la carne.

 

Temas en esta nota

    Cargando...