Negativo: el campo perdió $ 400 millones por lluvias

Por
23deMayode2000a las08:22

Escribe Patricia Van Ploeg

Las lluvias de la semana pasada le habrían costado al campo cerca de $ 400millones sólo en valor de producción agrícola, tambera y ganadera.

Luego de las abundantes precipitaciones que afectaron a Santa Fe, EntreRíos, sudeste de Córdoba y Corrientes, norte y este de Buenos Aires,productores, funcionarios y dirigentes comenzaron a evaluar el impacto que elexceso de agua produjo sobre la cosecha de soja y maíz y sobre explotacionesque se dedican a otras actividades (hortifruticulturas, apícolas, tamberas yganaderas).

La soja fue el grano más perjudicado por las últimas precipitaciones queazotaron a gran parte de la región productiva.

Si bien los relevamientos por provincia suelen contemplar infraestructura ylucro cesante del comercio vinculado a la agroindustria (por caso, en Santa Fedicen que perdieron u$s 250 millones), las lluvias que promediaron en 150 mm enlas amplias regiones agrícolas golpearon especialmente a la cosecha gruesa, quese encuentra en plena etapa de recolección. En consecuencia, la Argentinapreveía recolectar 20,5 millones de toneladas de soja, pero ya se calculanrecortes que podrían llegar, en el peor de los escenarios, a 1 millón detoneladas de la oleaginosa ya que aún quedan en el campo 40% de áreapreparada, que implicaba un volumen de 8.200.000 toneladas sobre la recolecciónprevista.

El impacto de las tormentas de lluvia y viento sobre la soja es claro:limpieza de vainas más la aparición de algunas enfermedades en el cultivo-que, sin embargo, es muy resistente-. En consecuencia, la pérdida derendimientos será evaluada recién cuando las máquinas puedan ingresar a loscampos para reanudar las tareas de cosecha. Se cree que recién a principios dela semana próxima se reiniciarán las actividades a campo.

En maíz, las pérdidas serían menores ya que el cultivo suele ser muyresistente al clima. No obstante, algunos productores bonaerenses ya habríandecidido no reiniciar la cosecha y ya volcaron ganado en los campos, debido aque la relación costo- rendimiento se habría afectado seriamente hasta hacerinviable la tarea de cosecha. La estimación de producción maicera se situabaen 15.500.000 toneladas y las pérdidas podrían ser inferiores a 500.000toneladas ya que resta levantar 35% del área cosechable.

Comercialización

La paralización de la cosecha produjo también problemas en lacomercialización y en el acopio con mayores costos para productores,cooperativas y exportadores.

En tanto, en las zonas anegadas o de más lenta recuperación de suelospodría afectarse el rendimiento ganadero de amplias zonas de Córdoba, LaPampa, Buenos Aires, Entre Ríos y Corrientes, donde ya se registraron trasladosde hacienda a zonas más altas, pérdidas de pasturas y donde sólo restaesperar la continuidad de clima seco y ventoso que permita la absorción delagua.

Las cifras de pérdidas, o bien de lo que el sector agropecuario ya noganará, se incrementaría si le sumaran los perjuicios que la detención de lacosecha o recortes en rendimientos frutihortícolas o tamberos provocan sobre elsector comercial.

Se coincide en que esta circunstancia climática termina golpeando a la yaquebrada cadena de pagos que provoca preocupación en muchas localidades delinterior del país.

Un golpe sobre la cosecha gruesa -que genera ingresos al sector agrícola por$ 6.000 millones- recorta las posibilidades de recuperación de un sector quenecesita tener saldadas sus deudas y liquidez para iniciar la nueva campaña2000/2001.

Temas en esta nota

    Cargando...