Dulces argentinos en las mesas de EE.UU.

Por
23deMayode2000a las08:10

Tendencia: un fabricante de la Patagonia comenzó a exportar mil kilos dedulce por mes a la costa este de Estados Unidos.

La demanda de alimentos exóticos es una tendencia que cosecha cada vez mayornúmero de adeptos en el mundo entero. Y también a los productores argentinosles ha llegado la hora de exportar algunas propuestas autóctonas notradicionales.

Uno de los casos más singulares de los últimos meses es el de La Mexicanade Bariloche, el tradicional fabricante de dulces artesanales de la Patagonia.

La firma Mutisia, propietaria de la marca, comenzó a despachar dos mil kilosde dulce por mes, después de que un norteamericano leyó en la edición on-linede La Nación un artículo sobre las exportaciones patagónicas realizado por elsuplemento de Comercio Exterior.

Gourmet seducido por los nuevos sabores, el hombre se puso en marcha paraconseguir productos típicos del sur argentino y terminó abriendo las puertasde su país a las mermeladas de rosa mosqueta, saúco, zarzamora, maqui,ruibarbo, calafate y casis que elabora la empresa familiar conducida por GerardoGuerrero, de 32 años.

Los dulces de La Mexicana de Bariloche ya se ofrecen en tiendas dedelikatessen de Nueva York, Miami, Boston y en otra docena de ciudades de lacosta este. Ysu distribuidor norteamericano también realiza ventas directas porcatálogo y por Internet.

"El de los Estados Unidos es un mercado muy difícil, porque nos pidenmucho volumen y nuestra capacidad de producción todavía es bastantelimitada", explica el responsable de la empresa, que empezó a fabricar susdulces artesanales hace 52 años, sin conservantes ni agregados químicos,utilizando frutos de la Patagonia que se obtienen en chacras de El Bolsón yLago Puelo.

Sin embargo, Guerrero cree que a partir de noviembre, con la nueva cosecha,dispondrá de mayores insumos para afrontar el desafío sin temor a desabastecerel mercado local. La Mexicana coloca por año unos 60.000 kilos de dulce enBuenos Aires y alrededor de 200.000 en el interior del país, especialmente enel Sur.

La familia propietaria también es dueña de la marca Hand Made (hecho amano) y su canasta de productos se completa con chocolates caseros, hongos,licores y jarabes naturales.

Su facturación en 1999 superó el medio millón de dólares.

Temas en esta nota

    Cargando...